El negocio de las aplicaciones móviles cada vez está más complicado. El acceso a una buena financiación para desarrollar el producto no es sencillo. Por eso, a veces no queda más remedio que tirar de ingenio y hacer lo mismo que hacen otros, pero con algún matiz. Ese puede ser el caso de Murme.

De hecho, según la propia startup, creen que el mundo de las ‘apps’ para conocer a otras personas no está todo inventado. Por eso desde Murme ofrecen un acercamiento diferente introduciendo dos nuevos conceptos: el anonimato y la voz. La mayoría de las ‘apps’ utilizan como moneda de cambio la imagen, una aproximación superficial que a veces olvida la esencia de las personas.

Bajo el concepto “eres más que una fotografía”, Murme considera que las personas tienen mucho que decir y menos que lucir, alejándose del “postureo” y centrándose en la personalidad de sus usuarios.

De momento, la ‘app’ no ha querido utilizar de forma expresa la palabra “ligar”. Y tampoco se considera como aplicación con ese fin. Pero a todos los efectos parece que ese es el propósito.

En cuando al funcionamiento, es muy simple: los usuarios graban un mensaje de presentación de 10 segundos en los que describen sus gustos e intereses, escuchan los mensajes de otros usuarios y si tienen interés en conocer a la otra persona, pueden enviarle un “murmullo”, la declaración de intenciones para entrar en contacto. Si ambos usuarios lo aceptan, Murme permite que ambos intercambien llamadas o se envíen mensajes de voz gratis, sin limitaciones.

Aunque la gran apuesta de Murme es por el anonimato. Insisten en que en todo momento se trata de un acercamiento personal, pero siempre preservando la intimidad a la hora de hacerlo. Veremos el recorrido que tiene y la aceptación entre los usuarios.