Los repartos exprés están de moda. Hasta hace poco tiempo, lo único que teníamos en casa con cierta inmediatez era la pizza. Una llamada, y en menos de 30 minutos estaba en la puerta el repartidor. ¿Pero qué pasa cuando se compra por internet un iPad de 900 euros? ¿Por qué se tienen que esperar 48 horas a recibirlo en casa? Para que esto no suceda a los ecommerce, Inminute ofrece una solución.

Se trata de una startup que lleva dos años en el mercado de la paquetería. Su CEO, Luis Sanz, cuenta a SABEMOS que su negocio se ha transformado desde que empezaron. Y es que, a raíz de la pelea entre Amazon y El Corte Inglés por tener servicios de entrega cada vez más rápidos, otros negocios -sobre todo ecommerce– quieren poder distribuir sus productos también de forma ágil (y sobre todo rápida) integrando su tecnología de reparto dentro del propio negocio.

Inminute opera actualmente en Madrid y Barcelona, aunque tiene previsto abrir negocio en Valencia y próximamente en otras grandes ciudades. En estos momentos presta servicio a más de 1.400 negocios y empresas. Entre la tipología, se incluyen plataformas ecommerce de sectores como la venta de entradas, parafarmacia, belleza, bebé, deportes, productos gourmet, informática, oficinas, comidas a domicilio, papelería, librerías, electrónica, ropa o accesorios. Marita Luis Sanz que no hay un sector que destaque por el resto. Añade que lo que tienen en común es buscar la rapidez de entrega.

luis_inminute

Luis Sanz, CEO de Inminute

Rapidez, rapidez, rapidez… La idea y el dinero parecen estar ahí. El CEO de Inminute aclara que ellos antes eran un servicio de paquetería más tradicional. De empresa a empresa, y poco más. Así pues, no tiene problema en afirmar que el gran impulso que han tenido en la modalidad exprés se deriva de la presión que Amazon ha ejercido en el mercado.

Un negocio con proyección

El modelo de negocio es sencillo. Un ecommerce quiere que sus productos se repartan en menos de una hora. Para ello integran a Inminute en su forma de envío, y son éstos los que distribuyen al cliente final. Por cada envío cobran una comisión a la tienda, comercio o ecommerce. Esta comisión no varía por el tipo de pedido o volumen, solo lo hace por la distancia. El caso de Madrid, las diferentes zonas en las que pueden repartir en menos de una hora son las siguientes:

En cuanto a los repartidores, se trata de empleados autónomos que deben tener su propio sistema de transporte. En ningún caso son empleados directos de la compañía. Pero no es el único sistema. De hecho, en su web, intenta captar también pequeñas pymes dedicadas al reparto para intentar aumentar así la flota y el servicio que luego pueden ofrecer a sus clientes.

Por lo que respecta a los datos de facturación o ventas, la compañía no informa sobre ello por política de empresa.

¿Se necesita tanta urgencia?

De verdad no se puede esperar un día para recibir un paquete… Luis Sanz pone sobre la mesa un estudio que ha llevado a cabo IAB en el que un 26% de los encuestados estaría dispuesto a pagar un precio más elevado por el producto si lo recibiera en su casa de manera inmediata.

El CEO de Inminute está convencido de que existe esa demanda. Además, de forma algo retórica, sugiere que si Amazon ha hecho una apuesta tan grande por llevar lo que sea en menos de una hora… es porque la gente lo quiere así. Y en parte sus datos le dan la razón. Asegura que esa línea de su negocio está creciendo exponencialmente. Para ello, además, recurre al ejemplo de la comida: “si tienes una pizza en casa en 30 minutos, por qué no vas a tener otra cosa que quieras”.

Por lo que respecta a la recepción y los clásicos problemas que surgen, Luis Sanz tira de modelo exprés para garantizar, también, que nunca hay conflicto. Asegura que si alguien sabe que en menos de 60 minutos va tener el producto en casa, no hay problema. Por eso mismo, ellos tienen firmada una cláusula de compromiso con sus clientes por la que aseguran que el 99% de sus envíos llegan al destinario sin ningún contratiempo.

Por si no basta, tienen un sistema de geolocalización mediante el cual se puede saber en todo momento dónde está el mensajero.

Así, con todas estas armas, Amazon Prime Now ya no es rival (imbatible) para nadie. Ahora cualquier comercio puede tener su servicio exprés. La clave será competir con los propios productos y servicios de Amazon, pero eso ya no es negociado de Inminute.