Esta semana hemos vivido una auténtica vuelta a la realidad, hemos revivido aquellos momentos que nos confirman por qué nos gustan tanto los mercados.

Después de varias sesiones pasadas donde la tendencia predominante del mercado era mantenerse en rango  prácticamente toda la sesión o incluso toda la semana, hemos dado esta semana la bienvenida a la volatilidad.

Muchos operadores tienen opiniones distintas sobre lo beneficioso que es para el cliente minorista la volatilidad en este tipo de mercados tan complejos. Si bien es cierto, que para el inversor que tiene una estrategia de comprar y mantener puede que vea cómo se va  minando su cartera poco a poco.

Como he comentado en ocasiones anteriores los tiempos cambian y los mercados en los que operamos sufren significativamente con el avance de la tecnología, por lo que los inversores debemos adaptarnos a esos cambios.

El estilo de inversión buy and hold se está perdiendo por ese motivo, y si no se pierde del todo es porque la mayoría de inversores no tienen un perfil más agresivo o no disponen de suficiente tiempo para poder estar delante del ordenador. La verdad es que este tipo de inversión puede contar con más o menos adeptos, pero en materia de rentabilidad es incuestionable.

La flexibilidad con la que puedes contar a día de hoy con productos derivados y posicionarte en la dirección del mercado independientemente  de cuál sea,  creo sinceramente, que es la mejor opción para buscar optimizar la sincronización con el mercado.

El hecho de poder disponer de esa ansiada volatilidad durante esta semana, da la oportunidad a los que negocian con movimientos fuertes de mercado,  pues  nos da la flexibilidad de poder posicionarnos en ambas direcciones y posicionarnos en la dirección dominante. Sin lugar a dudas esta ansiada volatilidad nos permite mejorar uno de los aspectos más difíciles del trading: la sincronización con el mercado.

Daniel García

Analista de XTB