El Banco Santander se lanzó a la caza y captura de los ahorradores con la ‘cuenta 123’. La estrategia de la entidad presidida por Ana Patricia Botín comienza a dar sus frutos: la fidelización de los clientes -que viene a ser la vinculación de sus finanzas y operaciones principales- ha crecido un 18% en el caso de los particulares y un 26% en el caso de las pymes desde que se presentara este producto.

En la guerra de los depósitos Santander se siente ganador. Botín ha resaltado que antes de la creación de la ‘cuenta 123’ el crecimiento en pymes fidelizadas era del 3%, mientras que la llegada del depósito estrella del banco ha disparado la subida hasta el 26%. Tal y como ha informado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en otra presentación, esto supone multiplicar por 9 la fidelización de clientes.

En tan solo 10 meses, Banco Santander ha sumado 100.000 cuentas corrientes más a su parque financiero en el segmento de pymes, un área “clave” para la rentabilidad de la entidad en el futuro, según reza la presentación enviada al supervisor bursátil.

En el apartado de particulares, la entidad ha resaltado que su cuota de mercado en las cuentas para ingresar las nóminas ha crecido en 64 puntos básicos. Además para el banco es positivo que haya crecido un 18% la fidelización de sus clientes, puesto que este segmento gasta un 72% más con sus tarjetas de crédito y contrata 2,4 veces más productos y servicios del grupo financiero.

El banco ha resumido el éxito de su depósito estrella con una cifra: en España se abre una ‘cuenta 123 cada minuto a través de los canales digitales del Santander.

Si a mitad del año 2015 había 290.000 clientes de la ‘cuenta 123’, en junio de este año se superaron los 1,2 millones. El objetivo del banco es que el total de usuarios con este depósito contratado alcance los 2 millones a final de año y que en 2018 haya 4 millones de personas con una ‘cuenta 123’.

Estrategia 2016-2018

Los directivos de Banco Santander han hecho balance de la estrategia que se marcaron el año pasado de cara a los tres ejercicios que van hasta 2018. En la intervención de los ejecutivos han afirmado que la entidad va a cumplir sus objetivos, entre los que está duplicar el número de usuarios de los canales digitales hasta alcanzar los 30 millones de clientes.

Todo ello pese al impacto negativo que va a tener el Brexit en el Santander, la entidad española más expuesta al Reino Unido y con una mayor presencia en el país.

Sin embargo no todos los indicadores son igual de positivos. Como explica Jeannette Neumann en el Wall Street Journal, la entidad presidida por Ana Botín ha rebajado sus objetivos en las ratios de rentabilidad sobre recursos propios (ROE) y de eficiencia. No es oro todo lo que reluce.