Diecisiete miembros de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE han presentado este miércoles su dimisión en bloque para forzar la disolución del órgano y acabar con el mandato de Pedro Sánchez, en cumplimiento de un precepto recogido en los estatutos del partido. Sin embargo, esta maniobra podría no ser suficiente para derrocar al secretario general. Las normas socialistas establecen en su artículo 36 que “cuando las vacantes en la Ejecutiva afecten a la Secretaría General, o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar Congreso extraordinario para la elección de una nueva Ejecutiva”. Tras el acceso al poder de Sánchez, fueron 38 los miembros designados en este órgano. La muerte de Pedro Zerolo y las dimisiones de José Ramón Gómez Besteiro y Javier Abreu lo dejaron en 35. Ninguna de las tres plazas fue cubierta, por lo que los críticos entienden que ya son 20, más de la mitad, las vacantes y por tanto ha de disolverse la Ejecutiva.

Fuentes de Ferraz, en cambio, interpretan que falta una dimisión para que tal cosa deba producirse, puesto que ha de hacerse el cálculo sobre la base de los dirigentes que actualmente componen la cúpula (35). En ese caso, se necesitaría una firma más para alcanzar el quórum necesario. La dirección del partido no ha ofrecido aún una reacción oficial. Si hay discrepancia de criterios, el asunto podría acabar en la Comisión de Ética y Garantías del partido para que determine quién tiene razón.

El diputado andaluz Antonio Pradas, hombre fuerte de Susana Díaz en el Congreso, ha sido el encargado de llevar el documento con las dimisiones a Ferraz, al filo de las 17.30h de este miércoles. Junto al suyo aparecen los nombres de Micaela Navarro, Ximo Puig, María José Sánchez Rubio, Luz Rodríguez, Estefanía Martínez Palop, Carme Chacón, José Miguel Pérez, Manuela Galiano, Noemí Cruz, Eva Matarín, Tomás Gómez, Francisco Pizarro, Juan Pablo Durán, Emiliano García-Page, Ascensión Murillo y Carlos Pérez Anadón.

De ratificarse el golpe de mano y provocar la disolución de la Ejecutiva, el Comité Federal deberá convocar un congreso extraordinario para articular la salida de la interinidad. Los estatutos establecen que la elección del secretario general ha de hacerse en un proceso de primarias previo a tal cónclave, pudiendo presentarse cualquier militante que reúna los avales necesarios. Pedro Sánchez anunció esta mañana, en entrevista con eldiario.es, que está dispuesto a dar la batalla aunque sea después de una operación de tal calibre contra su persona.