Telecor está en una situación complicada. Tan complicada que sigue cerrando tiendas (actualmente anuncia que tiene 90, contando las de los centros comerciales). Tan complicada, que su dirección, encabezada por Carlos Morell, se reconoce incapaz de volver a vender como en los buenos tiempos por el cambio de entorno. Tan complicada, que la compañía ha comenzado a preparar y anunciar una serie de despidos en la central del grupo.

Será la primera vez que suceda algo así en la sede de Hermosilla de Telecor, una empresa que a principios de siglo era una pequeña joya bien engrasada de El Corte Inglés, alimentada en buena medida por el negocio de las recargas de prepago. La compañía, cuyos resultados El Corte Inglés agrupa dentro de las cuentas de Informática El Corte Inglés (Iecisa), lastran ahora a su matriz, del mismo modo que hace años los impulsaban.

Los empleados de las tiendas cerradas ya han vivido un ritmo brutal de despidos. La reducción entre 2013 y 2014 fue de más de cien personas, según los datos de la empresa en sus últimas cuentas depositadas como Telecor.

Si bien no se conocen los datos oficiales del último ejercicio, la compañía ha bajado en cuatro años de más de 600 empleados a menos de 400. Y sería raro que cerrase 2017 con más de 300.
Dos fuentes de la compañía consultadas por SABEMOS hablaron de la existencia de una lista compuesta por medio centenar de emplados de Hermosilla que tienen un pie en la calle y que se irán yendo poco a poco mediante la técnica del goteo y sin que se llegue a formalizar un ERE.

La compañía negó taxativamente en declaraciones a este medio que se vayan a producir despidos y la existencia de un listado, más allá de lo que vaya a suceder en tiendas puntuales. El problema es que tampoco puede hacer otra cosa diferente a negarlo. Si existe una lista y se despide progresivamente, podría argumentarse que se trata de un ERE encubierto. La única forma de comprobarlo será revisar las cuentas de este año y del próximo cuando salgan a la calle. Deseamos equivocarnos.

Es difícil estimar, sin datos oficiales, a cuánto asciende el varapalo de Telecor para los números de Iecisa y de El Corte Inglés. En las cuentas para el periodo terminado en febrero de 2015 de Informática El Corte Inglés (IECISA), se ve que a principios del año pasado la compañía estaba ya con un millón de pérdidas de explotación y medio millón de pérdidas netas. Para restablecer la situación patrimonial el grupo tuvo que aportar 5,1 millones extra. Las fuentes consultadas previenen de que el ejercicio que finalizó en febrero de 2016 fue aún peor para la cadena de tiendas.

Pero que no sean todo malas noticias para Iecisa: La compañía acaba de adjudicarse el servicio de mantenimiento de escáneres de sistemas documentales de la Seguridad Social por 1,2 millones de euros, otro para el mantenimiento de servicios de almacenamiento Hitachi por un millón, un contrato de suministro de licencias Microsoft en Canarias por 3,3 millones y el servicio de soporte al desarrollo de las aplicaciones informáticas en el ámbito de competencias de la División de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Ministerio de Justicia por 2,8 millones.