Cada vez está más cerca la salvación de Abengoa, aunque el rescate siempre ha estado descontado por parte de los acreedores y de la compañía. Sin embargo, las partes que han negociado la salida de la situación preconcursal se han empeñado en apurar los plazos al máximo, como está volviendo a ocurrir. Abengoa está a tan sólo un mes de ser declarada en concurso de acreedores y el periodo de adhesiones al programa de reestructuración se ha abierto esta semana.

“El proceso se puede dilatar ‘hasta junio o julio, fácilmente’”. Esa era la previsión sobre el rescate de Abengoa pero al final las estimaciones han sido superadas con creces. El acuerdo de reestructuración del pasivo de la compañía iba a estar redactado para comienzos de junio, decían, y sin embargo hasta la madrugada del viernes 23 de septiembre no se concretó.

Fuentes involucradas en el proceso de reflotamiento de la empresa han señalado que la firma sevillana ha comenzado a recibir las primeras firmas de adhesión al plan de rescate. De entrada cuenta con entre un 20% y un 25% de los tenedores de deuda de Abengoa, un grupo compuesto por los principales bancos afectados por la insolvencia de la compañía -el G5: Banco Santander, Bankia, CaixaBank, Popular y Crédit Agricole- y por algunos de los principales bonistas. Estos inversores han sido los encargados de redactar el acuerdo de reestructuración que ha sido trasladado al resto de acreedores para que lo ratifiquen.

“Es demasiado pronto. Todavía no tenemos porcentajes de adhesión”, han indicado a SABEMOS las fuentes consultadas.

El proceso avanza sin pausa pero también con mucha prisa. El magistrado Pedro Márquez, del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla, ha de tener en su escritorio a lo largo del día 28 de octubre las firmas del 75% de los acreedores para que Abengoa se salve del concurso. Las partes tampoco han sido muy ambiciosas en la redacción del acuerdo de reestructuración en cuestión de plazos, ya que han establecido que el periodo de adhesiones estará abierto hasta el 25 de octubre, tal y como indicó Abengoa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), lo que deja tres días de margen antes de que se alcance el límite.

Más ajustado todavía va a estar otro trámite: la asamblea general de bonistas ha sido convocada para el 27 de octubre, la víspera del vencimiento de la prórroga del preconcurso establecida por el juez Márquez. No obstante, los tenedores de este tipo de derechos de cobro pueden ir suscribiendo ya el acuerdo.

Sobre las opciones de éxito que tiene esta maniobra, las fuentes consultadas se muestran optimistas. “Tiene que dar tiempo. Además, el que no se adhiera a este contrato de los acreedores tiene una quita del 97% o 98%, frente al 70% que sufriría en el peor de los casos con el pacto”.

Tiempo de cambios

La compañía tiene previsto celebrar una junta de accionistas en noviembre, en la que aprobará la elección de un nuevo consejo de administración, tal y como recoge la Agencia Efe. En ese momento se dará la luz verde definitiva para el acuerdo de reestructuración.

El cambio también podría llegar a su presidencia. El diario Expansión ha publicado que el presidente de Arcelor España, Gonzalo Urquijo, se postula como nuevo líder de Abengoa. Las fuentes consultadas por SABEMOS han declinado comentar esta posibilidad aunque han indicado que “es normal” que se busque un relevo al frente de la compañía tras su rescate financiero. “Ahora que se cambia de dueños hay que nombrar a un presidente”.

La multinacional hispalense comunicó a la CNMV que el 70% del importe de los créditos se va a capitalizar y se va a convertir en un 40% de las acciones de la Nueva Abengoa, mientras que el 30% restante de la deuda será refinanciado y mediante nuevos instrumentos financieros. Una vez remitido al juzgado el acuerdo, la empresa buscará su homologación en los tribunales estadounidenses e ingleses, donde tiene causas pendientes con sus acreedores internacionales.

Foto: Efe