De acuerdo con un estudio de la organización de consumidores OCU, el establecimiento más barato para hacer la compra es el hipermercado Alcampo de Vigo (Pontevedra), seguido de las tiendas de la misma marca en Murcia, Sevilla, Oviedo y Moratalaz (Madrid). También son más económicos que los demás los supermercados DANI de Jaén y Supeco de Alcalá de Henares (Madrid).

En general, la cadena más barata es DANI, seguida de Alcampo, DEZA, Cash Fresh y Familia, tal y como informa la Agencia Efe. Las más caras: Sánchez Romero, Ulabox y Supermercados Villa de Madrid.

Al igual que en años anteriores, los comercios con los productos con mayor coste son los supermercados Sánchez Romero en Madrid, así como la tienda “online” Ulabox, supermercados Villa de Madrid de la capital y los establecimientos Sorli Discau de Barcelona.

La diferencia entre el establecimiento más caro y el más barato es de un 57 %.

Existen perfiles muy diferenciados de ciudades. Los de Andalucía y Murcia son baratos porque suelen contar con cadenas locales económicas, mientras que en ciudades pequeñas de las dos castillas el ahorro es menor debido a que no hay mucha oferta de establecimientos, aunque tampoco es excesivamente caro hacer la compra en ellas.

En Canarias el perfil es bastante homogéneo, según OCU, que argumenta que los productos envasados son “bastante baratos” en relación al resto de España, pero los frescos son más caros.

Y luego están las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, en las que hay “un gran abanico de posibilidades”, aunque los precios de media son más caros.

Ahorro de 933 euros al año

Lo barato y lo caro están a un paso, pero la diferencia se nota. Los españoles pueden ahorrar en la “cesta de la compra” hasta 933 euros anuales de media dependiendo del supermercado que elijan, lo que supone un 13,4 % más que en el estudio realizado el año anterior, debido a que han aumentado las diferencias de precios entre establecimientos.

Ese ahorro supone casi la quinta parte del gasto anual en alimentación de un hogar medio, según el estudio anual de supermercados realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha analizado durante este año 1.193 establecimientos repartidos en 63 ciudades e internet.

El gasto medio por hogar en la cesta de la compra se ha situado en 4.138 euros, es decir, un 2,3 % más que en 2015. Este dato confirma el cambio de tendencia iniciado el año pasado, pero que ya se ha notado con más fuerza en 2016, ha explicado en rueda de prensa la portavoz de OCU, Ileana Izverniceanu.

Las ciudades donde más barato resulta hacer la compra son Almería, Puertollano (Ciudad Real) y el Corredor del Henares (Madrid). Las Palmas de Gran Canaria, Barcelona y Getxo son las más caras.

Madrid sigue siendo la ciudad donde más se puede ahorrar (2.999 euros anuales), lo que equivale al gasto de once meses en la cesta de la compra. La razón es que tiene una gran variabilidad, desde el supermercado más caro de toda España a algunos de los más baratos.

Le siguen las localidades madrileñas de Alcobendas-San Sebastián de los Reyes (2.750 euros), internet, que en el estudio se trata como una ciudad más (1.827 euros), Barcelona (1.632 euros) y Girona (1.595 euros).

Por el contrario, en Zamora solo es posible ahorrar 276 euros debido a la poca amplitud de la oferta. A continuación se sitúan Ciudad Real (287 euros) y Segovia (409 euros).

Por comunidades autónomas, La Rioja tiene los precios más bajos, y Cataluña y Baleares, los más altos.

En el estudio se han recogido 162.928 precios de 231 productos de alimentación fresca, envasada, higiene y droguería de 17 categorías diferentes, y este año como novedad han desaparecido las “cesta tipo” y “cesta económica”, que han sido sustituidas por una única “cesta de la compra”.

Izverniceanu ha explicado que ya no hay diferencias entre dos tipos de consumidores, pues debido a la crisis el usuario español real incluye en su cesta de la compra tanto productos de marca como de marca blanca.

El informe constata que los precios han subido de media un 0,7 % respecto a 2015, frente a la bajada del 0,2 % del año pasado. La mayor parte de las grandes cadenas los han incrementado entre un 1 y 3,5 %.

A pesar del descenso del IPC, la mitad de los productos que componen la cesta de la compra han subido de precio, según la OCU, que destaca que esta circunstancia es muy negativa para muchas familias que todavía tienen dificultades para llegar a fin de mes.

“Nos preocupa especialmente la subida de productos frescos (un 6,3 % de media)”, ha señalado la portavoz de esta organización.

Han subido sobre todo verduras, hortalizas, cítricos y algunos pescados. Por ejemplo, el precio de los limones se ha incrementado un 51 %; las naranjas, un 15 %, y el salmón, un 25,8 %.

Foto: Flickr – Polycart