El proyecto indio del fabricante vasco de componentes de automoción CIE Automotive está muy lejos de haberse cerrado. Poco después de que su filial local, Mahindra CIE (MCIE), cerrase la compra de Bill Forge Ltd, su máximo responsable, Hemant Luthra, ha afirmado que siguen buscando compañías para comprar o asociarse con ellas.

Luthra ha recibido el encargo de Antón Pradera, presidente de CIE, de aumentar el tamaño de la compañía, tanto de forma orgánica como inorgánica, tanto por ingresos como en beneficio.

“Teniendo en cuenta lo bueno que es nuestro equipo, estaríamos decepcionados si no pudiésemos duplicar los beneficios e incrementar los márgenes a través de crecimiento orgánico, y triplicarlos a través de una estrategia de fusiones y adquisiciones basada en ingresos de aquí a 2020”, subrayó en una entrevista a Mint.

“Las expectativas de la matriz sobre lo que puede hacer Mahindra CIE son muy elevadas, y la confianza en el país es muy alta”, afirmó Luthhra. “La tasa a la que quieren crecer es mayor de la que mi equipo y yo podemos localizar objetivos que cumplan los criterios de CIE sobre gobernanza y resultados”, explicó. A eso hay que añadir un problema añadido: Que las empresas identificadas quieran ceder el control.

Para colmo, hay mucha competencia, ya que se ha producido una revitalización del consumo que ha llevado a un mayor interés de todos los inversores en el sector indio de la automoción. La patronal local del automóvil confía en que el número de vehículos de pasajeros crezca este año entre un 11 y un 13%, muy por encima de la horquilla prevista del 6-8%”.

Imagen | Efe