¿Habrá ‘sorpasiño’ de En Marea al PSdeG? ¿Demostrará el PNV que es el partido con la fidelidad electoral más alta de España? ¿Superará Feijóo el resultado del mejor Fraga? ¿Herederá Ciudadanos el escaño de Maneiro? Muchas son las cuestiones a resolver en las elecciones gallegas y vascas, que llegan en pleno bloqueo institucional de España.

Las décimas elecciones autonómicas de la historia de Galicia y las undécimas de la del País Vasco, a celebrar este domingo, tendrán más que nunca una lectura en clave nacional. Llegan en pleno bloqueo institucional, en el ecuador del plazo constitucional de dos meses para elegir presidente del Gobierno antes de que las Cortes tengan que disolverse de nuevo, y aparecen como el único agente capaz de cambiar la situación. Desde que Mariano Rajoy fracasó en su intento de investidura el 2 de septiembre, nada se ha movido y toda la actividad política se ha supeditado al devenir de esta campaña en la que tres de los cuatro principales líderes han tenido un peso muy importante. Solo el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha jugado un papel menor -ni siquiera participó en el cierre de campaña este viernes-. Son muchas las incógnitas a despejar en el escrutinio del 25-S, destacando de entre ellas esta quincena:

1. Feijóo, ¿único barón con absoluta?

El presidente de la Xunta se encamina, según todas las encuestas, a su tercera mayoría absoluta consecutiva. Sería el primer candidato autonómico que consigue la mitad más uno de los escaños desde la irrupción de Podemos y Ciudadanos y la consiguiente transformación del sistema de partidos. La figura de Feijóo experimentaría un crecimiento muy importante, quién sabe si desatando de nuevo los rumores sobre un futuro en Madrid, y otorgaría al PP un gran espaldarazo a nivel nacional.

2. ¿Sorpasiño, sorpasoa o ambos?

Una vez más, el resultado del PSOE se medirá en función de lo que pase con Podemos. Esta campaña ha acuñado los términos sorpasiño y sorpasoa para referirse al posible adelantamiento al PSOE de las fuerzas integradas por el partido morado en Galicia y País Vasco (En Marea y Elkarrekin Podemos). En Euskadi está prácticamente descontado que los de Sánchez quedarán por detrás de los de Iglesias, mientras en tierras gallegas la contienda está mucho más disputada. La capacidad de aguante de PSE y PSdeG condicionará la batalla interna de Pedro Sánchez con sus barones.

3. Iglesias, ¿resta más que suma?

El líder de Podemos apenas ha participado en esta campaña. Su presencia ha sido testimonial, en la segunda semana, y lo más destacado de ella ha sido el enfrentamiento que provocó con Íñigo Errejón, cuyos postulados criticó en dos mítines. Un buen resultado de las confluencias apoyadas por Podemos este domingo podría abrir el debate sobre si la erosión del líder morado ha llegado al punto en que su concurrencia en determinadas campañas resta enteros, más que sumarlos.

4. El PNV, ¿el partido más fiable?

El PNV será el único partido que no pierda escaños en el Parlamento de Vitoria tras la entrada de Podemos, a tenor de los sondeos. La formación de Urkullu cotiza al alza, aspira a aumentar su grupo de 27 diputados y puede consolidarse como la más fiable de toda España. “Es un partido-movimiento, un partido-comunidad; está completamente identificado con la defensa de los intereses del País Vasco, incluso para los que no son nacionalistas”, explicaba al respecto Francisco Llera, director del Euskobarómetro.

5. ¿Heredará C’s el escaño de Maneiro?

Son las elecciones más difíciles para Albert Rivera desde las catalanas de 2010. Afronta un examen crucial en las dos comunidades donde menos tirón tiene Ciudadanos, con permiso de Navarra. Su modesto objetivo es conseguir representación en ambos Parlamentos, con especial atención a la circunscripción de Álava. Su partido se disputa ahí el último escaño con el PNV, acta que desde 2009 ha pertenecido a Gorka Maneiro (UPYD). C’s ha echado el resto volcándose en esa provincia y ‘fichando’ a Fernando Savater, alma intelectual del proyecto magenta, para seducir al antiguo electorado de Maneiro. El CIS preelectoral apuntaba a que no lo estaba consiguiendo: los que en 2012 votaron a UPYD ahora estarían mirando a PP, PSE, PNV o Podemos. No a Ciudadanos.

6. ¿Retrocederá el PSE a su nivel de 1980?

Los ocho o nueve escaños que las encuestas vaticinan para el socialismo vasco serían el peor resultado de su historia. Solo en la primera legislatura autonómica (1980-1984) hubo un grupo del PSE tan reducido (nueve miembros). Pero entonces el Parlamento de Vitoria lo componían 60 diputados y no 75, como ahora. Para un partido que ha sido central en el desarrollo del autogobierno vasco y en el fin de la violencia de ETA sería un golpe durísimo quedar reducido a la marginalidad del 10% de respaldo electoral. Máxime cuando hace solo siete años superó el 30% y desalojó al PNV del poder.

7. ¿Logrará Alonso ser decisivo?

La crisis del PP vasco no es menor que la del PSE. Los populares han tenido tres presidentes regionales esta legislatura -Basagoiti, Quiroga y Alonso- y han sufrido una grave fractura interna a consecuencia de la disparidad de criterios sobre cómo afrontar el escenario posterrorista. El exministro de Sanidad, candidato y actual líder, aspira a que Urkullu le necesite para completar la mayoría absoluta y hacer valer así el pobre resultado -entre seis y ocho escaños- que le pronostican los estudios de opinión.

8. El PNV, ¿de agente fijo a móvil en Madrid?

Un posible acuerdo de los jeltzales con el PP en Vitoria podría tener su reflejo en el Congreso de los Diputados. Es muy difícil que se produzca, pero de hacerlo abriría una ventana de oportunidad al ‘sí’ de los cinco representantes del PNV a Rajoy, lo que dejaría al presidente del Gobierno en funciones a un escaño de la reelección.

9. ¿Más indicios de hastío en el electorado?

La participación será algo a mirar con lupa en estos comicios. El bloqueo institucional está elevando los índices de hartazgo de los ciudadanos, provocó un aumento de la abstención en las generales de junio y hace que la coyuntura política sea un problema que cada vez preocupa a más gente. La desafección podría tener su reflejo en las gallegas y vascas con una caída de la participación respecto a citas precedentes.

10. ¿Rajoy sigue siendo el rey de la España rural?

Mariano Rajoy ha focalizado su campaña gallega en los pueblos, donde más tirón encuentra su figura. Estos días ha visitado Avión, Ribadavia, O Carballiño, A Cañiza, Santa Comba, Pontedeume, Betanzos, Villalba, Foz o San Ciprián. Mientras, Feijóo se centraba en las ciudades. Una campaña dual que el PP de Galicia espera convertir en su séptima mayoría absoluta desde 1981 -de diez posibles-. De ello dependerá la distancia que saque a sus rivales en la zona rural en un momento en que solo gobierna una de las cuatro diputaciones provinciales (Ourense).

11. ¿Vigo castigará a Sánchez?

La división interna marcó la precampaña en el PSdeG. Uno de sus grandes activos, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se desmarcó del candidato a la Xunta y de Ferraz por la imposición de unas listas que relegaban a los políticos de su confianza. El sector crítico del socialismo gallego consideró inaceptable el proceder del aparato y se enfrentó a él en una batalla que lastrará al aspirante, Xoaquin Fernández Leiceaga. “No es mi candidato, no es mi lista y no me han pedido mi opinión ni mi ayuda”, declaró Caballero esta semana en El País. En la municipales de 2015, el PSdeG se llevó en Vigo el 52% de los votos (17 de 27 concejales) gracias a la popularidad de su cabeza de lista. La no participación de Caballero en la campaña de la ciudad gallega más poblada es un grave hándicap para Sánchez y Leiceaga.

12. ¿Superará Feijóo al mejor Fraga?

Todas las encuestas sitúan al PP en el límite o por encima de la mayoría absoluta en Galicia (38 escaños), algunas llevándole hasta los 43 diputados que Manuel Fraga obtuvo en 1993, récord del partido en la comunidad. El sondeo de La Región amplió la horquilla hasta los 45, lo que requeriría un respaldo electoral superior al 53%, siete puntos más que en 2012. Una cifra difícilmente alcanzable, pero en el margen de lo posible según los sondeos.

13. ¿Condicionará C’s la política gallega?

Si el PP se queda finalmente en los 36-37 diputados, la reelección de Feijóo dependerá de que Ciudadanos entre en la Cámara regional. El partido naranja ya se ha mostrado dispuesto a pactar con los populares gallegos, difundiendo una lista de 30 puntos que habrían de integrarse en el programa que exigiría para dar el ‘sí’ a Feijóo. Una “línea roja”, según la cabeza de lista, Cristina Losada, es apartar al presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, imputado por cohecho.

14. ¿El principio del fin del BNG?

El pronunciamiento del retroceso del Bloque Nacionalista Galego es una de las principales consecuencias de la irrupción de Podemos en Galicia. El BNG ha pasado de ser la segunda fuerza regional -año 2001, con el 23%- a luchar por superar la barrera del 5% para entrar en el reparto de escaños de Pontevedra y A Coruña. Un acta por cada una de estas provincias parece ser el techo de esta formación que lleva 15 años de caída y ya desapareció del Congreso en diciembre de 2015.

15. ¿Acertarán esta vez las encuestas?

Las demoscópicas también se examinan este domingo. Tras el fiasco de las generales de junio, cuando todas erraron al dar por descontado el sorpasso de Unidos Podemos al PSOE, arriesgan parte de su crédito en una cita donde han coincidido en vaticinar mayoría absoluta para el PP en Galicia, crecida del PNV en Euskadi y retroceso generalizado de los socialistas.