Gas Natural tiene nuevo patrón. El presidente de la fundación bancaria La Caixa y de Criteria, Isidre Fainé, va a sustituir a Salvador Gabarró en la presidencia de la gasista tras doce años en el cargo. Bajo el signo de Gabarró la empresa ha conseguido cuadruplicar sus ingresos hasta los 26.015 millones de facturación con los que cerró 2015.

Gabarró estaba ya cansado de presidir Gas Natural. Al fin y al cabo, salió de Roca Radiadores en el año 2000 tras haber cumplido 65 años y entró como consejero de la gasista en 2003.

“Ya es tiempo de dejarlo, pero de momento no me dejan”, dijo en mayo de este año, cuando la operación de compra de un 20% de las acciones de Gas Natural por parte de GIP todavía no se había ideado. Con el tiempo ha cobrado más veracidad que nunca el rumor que se extendió entonces, que el presidente de Criteria, Isidre Fainé, le pidió que se quedara hasta que él mismo pudiera tomarle el relevo.

Al final el cambio de presidente se ha producido en septiembre, con un Gabarró de 81 años y un Fainé de 74. Desde luego no es una revolución generacional.

El banquero va a tener difícil superar la presidencia de Salvador Gabarró en términos económicos. La cuenta de resultados de Gas Natural no ha hecho más que crecer en los 12 años que Gabarró ha permanecido como comandante de la gasista, con un beneficio neto que se ha disparado desde los 642 millones de euros de 2004, cuando salió de la cúspide de la compañía catalana Antoni Brufau, actual presidente de Repsol. Frente a esa cifra, Gas Natural Fenosa consiguió cerrar el último ejercicio con unas ganancias netas de 1.502 millones.

beneficios-anuales-de-gas-natural

Ni un solo año han dejado de crecer los beneficios, un fenómeno harto complicado si se compara con los descalabros que han vivido la mayoría de empresas españolas como consecuencia de la durísima y extensa crisis que ha vivido el país desde 2008.

Tampoco se aprecian los efectos de la debacle económica española en los ingresos de Gas Natural, que ha conseguido capear el temporal y seguir creciendo tras la integración de Fenosa en 2010. El equipo de Gabarró ha conseguido cuadruplicar la facturación del grupo desde los 6.266 millones de ingresos en 2004 hasta los 26.015 millones del año pasado. El único retroceso que ha vivido Gas Natural data de 2013, cuando su facturación bajó un tímido 2,4%.

ingresos-anuales-gas-natural

El principal acierto del directivo fue lanzarse sobre Unión Fenosa en 2008, una vez que la oposición cerril del presidente de Endesa, Manuel Pizarro, impidió que la opa de Gas Natural prosperara. También se lo reconoce a Gabarró la propia empresa, que alaba en un jaculatorio comunicado a su ya expresidente.

“En estos doce años, Gas Natural Fenosa ha pasado de ser una compañía eminentemente gasista en 2004, a convertirse en un gran grupo multinacional verticalmente integrado”, ha destacado la empresa.

En efecto, la expansión fuera de España es otro de los grandes aciertos que han salvado a la empresa de sufrir las consecuencias de la crisis económica española. Gas Natural ha subrayado la exitosa compra de la empresa chilena Compañía General de Electricidad (CGE), lo que le ha servido de puerta de entrada al continente americano, y la extensión de las operaciones del grupo a Francia, Bélgica, Luxemburgo y Australa.

“Durante los doce años de su mandato, la compañía ha consolidado su presencia internacional, hasta superar los 30 países, se ha convertido en uno de los principales actores del mercado mundial de GNL [gas natural licuado] y ha consolidado su posición como líder en la comercialización de gas en España y Latinoamérica”, ha indicado la empresa. “En este periodo, Gas Natural Fenosa ha pasado de tener más de 6.600 a cerca de 20.000 empleados”.

Nuevos patrones

En la nota de agradecimientos no ha faltado el sucesor de Gabarró, Fainé. “Salvador tiene toda mi admiración y mi reconocimiento, porque es un gran profesional y una excelente persona, que ha liderado una de las mayores transformaciones empresariales de los últimos años, por ello ha contado siempre con mi apoyo incondicional”, ha declarado el también presidente de la fundación bancaria La Caixa y de Criteria, el holding a través del cual la entidad controla sus participaciones industriales.

Esta no es una casa nueva para Fainé, vinculado a la gasista como consejero y con un sueldo anual de 80.500 euros en compensación por estas funciones. Su nombramiento le va a valer también un ascenso, ya que Gabarró tenía un sueldo anual de 1,1 millones de euros, de acuerdo con el último informe de responsabilidad corporativa. Es prácticamente lo mismo que cobraba Fainé en CaixaBank, así que se queda como estaba.

Tal y como estaba previsto en el acuerdo de compra del paquete del 20% de Gas Natural a Repsol y Criteria, la entrada del fondo estadounidense GIP ha forzado una reestructuración del consejo de administración de la empresa con sede en Barcelona.

consejo de administracion Gas NaturalFuente: Gas Natural Fenosa

Como ya se había adelantado, la renovación del consejo ha conllevado la retirada del presidente de Repsol, Antoni Brufau, en virtud del consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz. También se había adelantado que iban a salir otros dos pesos pesados de la vida económica catalana, el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, y Demetrio Carceller. A estos exconsejeros se les han sumado Heribert Padrol Munté y Miguel Valls Maseda.

Estos miembros van a ser sustituidos por Marcelino Armenter Vidal y Alejandro García-Bragado Dalmau, por la parte de Criteria, y por la parte de GIP por Mario Armero Montes, Rajaram Rao y William Alan Woodburn, que será el otro vicepresidente junto a Imaz. Está todo atado y bien atado, aunque se vaya de Gas Natural el artífice de su auge en la última década.

Repsol ha aprovechado esta moda sucesoria para anunciar que Fainé va a dejar su asiento en el consejo de administración de la petrolera. Su lugar lo ocupará el vicepresidente de CaixaBank, Antonio Massanell Lavilla. Es lo normal, dado que la participación del 10% en Repsol cuelga directamente de CaixaBank y no de Criteria. Pero a fin de cuentas, Fainé va a seguir siendo el sumo sacerdote de la economía catalana.

Foto principal: Gas Natural Fenosa