CaixaBank ha puesto a la venta acciones propias que suponen un 9,9 % de su capital social, valorado a precio de mercado en 1.372 millones de euros, con el fin de reforzar su ratio de capital ante la oferta pública de adquisición (opa) lanzada para controlar el banco portugués BPI.

En una comunicación a la CNMV recogida por Efe, el regulador bursátil, el banco catalán ha asegurado que estas acciones propias fueron adquiridas en su mayoría por CaixaBank a su accionista Criteria Caixa, y que ha ordenado una colocación privada entre inversores institucionales, si bien ya avanza que dos de ellos están dispuestos a participar en la colocación por un importe de unos 380 millones.

Poco antes de anunciar esta colocación, la CNMV ha suspendido la cotización de las acciones de CaixaBank, que en ese momento cotizaban a 2,346 euros.

CaixaBank colocará estas acciones de su autocartera entre inversores institucionales con el fin de evitar que la opa sobre el banco portugués BPI sitúe sus ratios de capital por debajo del 11 %, una fórmula con la que también evita hacer una ampliación de capital.

Anoche el banco catalán anunció que había aumentado el precio por acción que ofrece en su opa por el Banco Portugués de Inversiones (BPI), hasta 1,134 euros por título, un 1,9 % más que en su propuesta anterior.

Con la supresión de los límites a los derechos de voto aprobada ayer en la asamblea del Banco Portugués de Inversiones (BPI), se allanó el camino para que Caixabank se haga con el control de este banco portugués.

La entidad catalana tiene actualmente en sus manos el 45,16 % del capital del banco portugués, pero los estatutos del BPI limitaban a un máximo del 20 % los votos de cada accionista.

Al aprobarse la modificación de sus estatutos para que Caixabank pase a tener unos derechos de voto del 45 %, el banco catalán está obligado a presentar una opa por la totalidad de las acciones del banco portugués.

CaixaBank ha precisado que JP Morgan Securities y Morgan Stanley actuarán como colocadores en la venta de ese 9,9 % del capital, y que una vez concluido el período de prospección acelerada de la demanda se determinará el precio de colocación de las acciones propias.

CaixaBank aclara en el hecho relevante remitido a la CNMV que las acciones propias que se colocarán tendrán derecho a un dividendo de 0,03 euros por acción que se hará efectivo el 30 de septiembre, una decisión que ha aprobado también en su reunión de hoy el consejo de administración del banco.

Foto: el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. Efe