Hero acaba de lanzar al mercado los potitos Hero Baby solo, que se anuncian con que solo contienen fruta 100% ecológica. Hasta aquí ningún problema. Bueno, los políticos siguen diciendo que subvencionar la producción ecológica es subvencionar la producción de proximidad, de pequeñas familias y de circuitos cortos de distribución, así que no sé cómo encaja una multinacional como Hero en esta ecuación. Pensar que por ser el simple hecho de que algo sea ecológico estamos favoreciendo el comercio local es como nacer en mayo y pensar que hay una constelación llamada Tauro que velará por ti.

Sin embargo los publicistas de Hero han ido más allá y en el vídeo de lanzamiento se podía oír que los potitos Hero Baby Solo no contienen pesticidas por ser 100% ecológicos. Alto ahí. Aquí ya entramos en terreno pantanoso. Existe una certificación privada “pesticide free residue certification” que te garantiza que la comida que lleva su sello no tiene ningún residuo de pesticidas. Difícilmente vas a encontrar este sello en algún producto ya que no es una certificación conocida ni popular. La certificación ecológica lo que te garantiza es que solo se han utilizado los insumos autorizados en el anexo correspondiente del reglamento de producción ecológica. Este anexo en ningún caso prohíbe el uso de pesticidas, sino que solo autoriza aquellos pesticidas de origen natural.

Esto quiere decir que para la producción ecológica se permite el uso de pesticidas como el cobre o el spinosad, incluso en ganadería se autoriza el uso de antibióticos. Respecto a los límites máximos autorizados, pues se regulan igual que los convencionales. La comida que llega a los supermercados europeos es segura y como dijo la EFSA en su momento no estamos teniendo problemas por restos de pesticidas porque el control es exhaustivo en ecológico y en convencional. Por lo tanto los potitos Hero Baby Solo, no tienen restos de pesticidas, pero los de marca blanca del súper tampoco. La ley obliga a eso. Viene a ser como comprarte un coche y que te dijeran que lleva 4 ruedas.

Por lo demás existe la percepción que por el simple hecho de ser ecológico algo va a ser más seguro o más sano. A ver, ecológico hace referencia al método de producción no al producto. El mismo tomate lo puedes cultivar como ecológico o como convencional, por lo que la diferencia en contenido nutricional será mínima, como indican todos los estudios que han hecho científicos independientes (cuando el científico es productor ecológico o miembro de una sociedad de agricultura ecológica el resultado suele ser favorable al producto ecológico, pero esa es otra historia).

Así que en general el contenido nutricional y los residuos de pesticidas son similares en el ecológico y en el convencional, pero si vamos a la seguridad alimentaria, el balance es negativo para el ecológico. Proporcionalmente el número de alertas es mayor en el producto ecológico.

Sin ir más lejos esta semana conocíamos que se ha retirado un aceite de sésamo ecológico en Alemania por contener salmonella  y curiosamente, una de las alertas más graves de hace dos años, que fue reseñada en el informe anual de seguridad alimentaria de la EFSA fue… en alimentos infantiles. Así que compra el potito que quieras, pero no pienses que los de una marca no tienen pesticidas y los de otra sí, ni que por ser ecológico es más seguro. Por cierto: si quieres darle a tu hijo algo que contenga un 100% de fruta ¿has probado a darle fruta en vez de un potito?