Adif y su homóloga francesa Sncf Réseau se encargarán de gestionar el túnel que conecta el AVE con la red de ferrocarril francesa a través de los Pirineos, después de que los acreedores de la concesionaria de esta infraestructura, TP Ferro, hayan rechazado el convenio, lo que supondrá su liquidación.

TP Ferro, que se encuentra en concurso de acreedores, ha informado hoy en un comunicado de que la junta de acreedores ha rechazado la propuesta para reestructurar su deuda, que asciende a 557,2 millones, de los que 391,5 millones son con acreedores.

Tras esta decisión, el juzgado mercantil de Gerona abrirá en los próximos días la fase de liquidación de TP Ferro, que está previsto dure unos meses, tal y como informa Efe.

El consejo de administración, formado por ACES/Iridium y Eiffage, desaparece y el administrador concursal asumirá sus competencias.

TP Ferro ha asegurado que la continuidad del servicio ferroviario está garantizada “con los mismos niveles de prestaciones, seguridad y calidad del servicio”, y que todo el personal y todas las actividades serán retomadas y gestionadas por una nueva empresa que formarán de manera conjunta Adif y Sncf Réseau, bajo la autoridad de España y Francia.

La compañía ha apuntado que “la actual dirección de TP Ferro, así como toda la organización, serán mantenidas en el seno de la nueva empresa común”.

TP Ferro cobra un peaje por cada tren de alta velocidad que usa el túnel del Pertús, ya sea un tren de mercancías o de pasajeros, pero los ingresos obtenidos han resultado muy inferiores a lo previsto inicialmente, por lo que la compañía no ha podido hacer frente a la devolución del crédito de más de 400 millones que recibió de un sindicato de bancos.