La amistad no es absoluta, es relativa, así que nos enorgullecemos de presentar la escala SABEMOS de la amistad. Un estudio tan científico como curar el cáncer con osteopatía y gracias al cual podrás cuantificar cosas que son, en esencia, incuantificables. Es rigurosamente pseudocientífico, no lo olvides, así que puedes prestarle tanta atención como a un test de Cosmopólitan, un anuncio de detergente o una historia sobre estrellas infantiles que ahora no son tan guapas. “Pues yo tengo un amigo de nivel uno y dos de nivel dos”, dirás al terminar, y date con un canto en los dientes. Como el autor de este texto es un varón heterosexual, estamos seguros de que nos perdemos muchos niveles importantes que sólo se conocen en otras latitudes de género, identidad de género u orientación sexual. Por favor, sírvanse de explicárnoslo en los comentarios o a través de Twitter (@sabemos)

Nivel 1 – Nivel ‘Se acuesta con mi mujer, y está bien’

El nivel TOP de amistad. En realidad, muchos de nosotros no sospechamos siquiera de su existencia hasta que vimos la película La Teoría del Todo. Nivel 1 de amistad incluye, inexcusablemente, cosas como querer tanto a tu colega que no te importe que practique sexo con tu mujer –bajo determinadas circunstancias–, que te ayude a ir al baño y tenga que lavarse las manos después de hurgar en tu trasero o que ayude a criar a tus hijos, con tu presencia siempre de fondo, sin que pierdas la sonrisa o las ganas de vivir. Y no hablamos de ‘acostarse con tu mujer’ en plan La tormenta de hielo. Hablamos de ‘acostarse con tu mujer’ cuando QUIERES a tu mujer.  La amistad entre Hawking y Jonathan Hellyer Jones, de haber sido como se muestra en la película, cosa que nos permitimos dudar, habría sido lo p%to mejor.

Nivel 2- Nivel ‘Dar la vida por tu amigo’

Habrá quien piense que ésta debería estar en primera posición. Pero oye, un arrebato de arriesgar la vida por alguien a quien quieres lo puede tener cualquiera, especialmente en situaciones de extrema cercanía, como pueda ser una guerra. Pero aguantar a largo plazo el ‘Nivel 1’ exige un tipo de resiliencia que no está al alcance de cualquiera. Morir en cuchipanda, rollo Thelma y Louise, cuenta en esta categoría. Exclúyanse de ella los suicidios rituales de sectarios. No sois amigos, sois idiotas.

Nivel 2.1- Nivel ‘Dar un órgano a tu amigo’

Es una variante de la anterior. Una de estas cosas que no sabes si tendrás que hacer hasta que se presenta la oportunidad. Hacer algo así por un amigo merece que dicha persona te tenga, para siempre, en la más alta de las estimas.

Nivel 3 – Nivel ‘Inseparables’

Empezamos a hablar de cosas razonables. Hablamos de Ted y Marshall en Cómo conocí a vuestra madre, de los protagonistas de ‘Dos tontos muy tontos’ o de Arma Letal. Hablamos del ‘Amigo del Alma’ por definición, de los que protagonizaban el cine en los 80. Un amigo inseparable es el tipo al que le puedes pedir dinero sin sentirte mal por ello, que puede llevar a tu hija maciza de 20 años al baile de fin de curso sin temor de que vaya a acostarse con ella, que te cubrirá en un tiroteo… El amigo que entra en tu casa a diario porque ha hecho los deberes y se lleva bien con tu mujer. El tipo al que llamas al porterillo automático si vives cerca, o del que no puedes estar separado más de un mes si vives lejos. La persona de elección para hablar de la vida, discutir de política ..incluso si no pensáis lo mismo– y saber que estará ahí para lo que necesites.

Nivel 4- Recuperar un amigo de la infancia años después de años sin veros

Los amigos de la infancia –ya lo veremos– son como pescar en un barril. Son prácticamente inevitables y no tienen mucho que ver con lo que eres o lo que llegarás a ser. A menudo los mantenemos en nuestras vidas por simple comodidad. Pero un amigo de la infancia que, pese a obstáculos de todo tipo, se mantiene ahí al cabo del tiempo, es otra cosa. Se muda, se casa con una mala persona, se mete en líos con la mafia y, cuando todo pasa, vuelves a verle y es como si no hubiera pasado nada. Sí, se puede convertir un amigo de la infancia en un gran amigo.

Nivel 5- Un amigo que has hecho de adulto

Hacer amigos siendo adulto es complicado porque, ya creciditos, vivimos en una etapa en la que tenemos levantadas todas nuestras barreras y es difícil dejar pasar a alguien. A menudo es alguien relacionado con tu vida laboral –uno de los pocos momentos en los que se puede compartir tiempo con adultos desconocidos si tienes familia–, que poco a poco va entrando en tu vida y se convierte en alguien importante. Advertencia: Si es del sexo opuesto, puede ser tu crisis de los 40 enmascarada. O la madre de tus hijos, si aún eres soltero.

Nivel 5.1- Barnie Stinson

El problema de los amigos adultos es que te pueden hacer gracia y los puedes querer aunque sean totalmente reprobables en un montón de cosas. Ese tipo al que quieres a pesar de que un día descubriste que en el fútbol llama ‘putos negros’ a los jugadores de color del equipo rival. Al que consideras, a su manera, íntegro, aunque tenga una moral sexual en las antípodas de la tuya. Aunque dedique su tiempo a cosas que no comprendes… Ese tipo que, si no fuese tu amigo, sería un indeseable. Y no puedes evitarlo porque la amistad es como el virus zombie en The Walking Dead. Si está ahí, no se puede curar. Sólo se puede amputar.

Nivel 6- Amigos de la Universidad

Estás aprendiendo a vivir y te encuentras con personas que ya tienen intereses parecidos a los tuyos y que has elegido de forma consciente. Puedes haber practicado deporte con ellos, puedes haberte ido de viaje con ellos, y si los conservas de adulto sabrás que se debe tanto a que los elegiste como a que elegiste mantenerlos. No es moco de pavo. Te habrán visto borracho, desnudo, te habrán visto arrastrarte por otra persona y habrán aceptado muchas de tus limitaciones mucho antes que tú supieses siquiera que existían. No tienen por qué pasar de ahí, pero son una buena cantera para el Nivel 3, y muchos de ellos acaban de cabeza en el 5.1.

Nivel 7- Un amigo de la infancia

Consultar el nivel 4. Como, hipotéticamente, se pueden recuperar y están en muchas de tus fotos, no podemos bajarlos más.

Nivel 8- Amigos del deporte

Te han visto desnudo, te han visto enfadado, te han visto perder y les ves al menos una vez a la semana. Puede que no tengan nada que ver contigo fuera del terreno de juego. Pero cuando estás ahí, en ese rato en el que pides un pase, esquivas una patada o compartes la felicidad de un tanto, sois importantes los unos para los otros. Esta categoría de amistad explica que Reina siga yendo a la selección. En el mundo friki, aquí entra la gente con la que juegas al rol y que son amigos de amigos. Ya de viejos, podemos meter a la gente con la que VES el deporte.

Nivel 9- Compañero de piso

Os une la conveniencia y os puede llegar a unir la amistad. No hablamos de los amigos con los que compartes piso, hablamos de los señores con los que te toca convivir en un momento dado. También lo saben todo de ti aunque, lamentablemente, suele ser para criticarte. Una excepción memorable es mi antiguo compañero de piso argentino. En ese caso en concreto, el reducido tabique que nos separaba y los sonidos que de él llegaban sólo podían servir para frustrarme a mí y convertirle a él en una leyenda. Nadie ha hecho con tantas inglesas lo que Inglaterra le hizo a la Argentina en las Malvinas. Se merece una calle en Buenos Aires, como poco.

Nivel 10- Colega del trabajo

Salvo que evoluciones a otros niveles superiores, lo que es perfectamente posible, hablamos de un entorno en el que se pueden (y se deben) generar magníficas relaciones basadas en la camaradería.

Nivel 11- Amigo de tu mujer

Si no has conseguido hacer que suba más, éste es su sitio. Si es una chica, es la persona a la que le contará cada uno de tus defectos, fallos e inseguridades. Eres (y debes serlo) el malo de la película.

Si es un hombre, lo aceptarás de forma gallarda porque eres un tipo educado y sensato del siglo XXI y tu mujer no es de tu propiedad. No tienes el más mínimo derecho a decir con quién puede pasar el rato. Punto. Si los amigos de tus amigos son tus amigos, en este caso aún más.

Nivel 12- De borrachera

Es breve, intenso y quizá no vuelvas a verlo. Pero no puedes tener la revelación transcendente de que un tipo es tu amigo el alma durante tres horas ciego de gin tonics y no guardarle cierto aprecio.

Nivel 13- Will Smith

Todo el mundo quiere a Will Smith. Es un hecho no sujeto a discusión.