El grupo financiero catalán de La Caixa ha decidido junto a Repsol vender un 20% de las acciones de Gas Natural Fenosa al fondo estadounidense GIP, que pagará 3.803 millones de euros a ambas empresas españolas por esta participación de referencia. Con este nivel, han informado las compañías, Caixa y Repsol van a obtener unas plusvalías de 218 y 246 millones de euros, 464 millones de euros en suma.

Aunque Criteria, el holding a través del cual la fundación bancaria La Caixa controla sus participaciones industriales, seguirá siendo el máximo accionista con un 24,4%, reduce su cuota desde el 34,4% del que disponía. Por su parte, Repsol se quedará al mismo nivel que el nuevo inversor, con un 20% en lugar del 30% que tenía hasta ahora.

GIP va a abonar 19 euros por acción, frente a los 18,5 a los que han cerrado su cotización al final de la sesión de hoy. En virtud de este acuerdo tanto Repsol como Criteria se embolsarán poco más de 1.901 millones de euros cada uno.

Repsol y Criteria han comunicado los términos del acuerdo en sendas notificaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Pero además de los detalles económicos las empresas también han comunicado el fin de una era, la del control conjunto de Gas Natural.

Acuerdo de gobierno corporativo

Repsol y Caixa mantenían un pacto parasocial en el accionariado de Gas Natural, de manera que defendían una postura colegiada en el seno del consejo de administración de la gasista. Como consecuencia de esta operación las empresas han tenido que poner fin a este acuerdo, que habían mantenido desde el año 2000; a partir de ahora Repsol y Criteria actuarán por separado y de manera independiente.

No obstante, las partes han informado de que han llegado a un entendimiento con GIP sobre gobierno corporativo. En primer lugar, lo que han acordado es el reparto de los sillones en el consejo de Gas Natural: Criteria, con la participación mayoritaria en la compañía catalana, contará con 4 asientos mientras que el nuevo inversor y Repsol dispondrán de 3 cada uno. El total de participantes en estas reuniones es de 17 personas, por lo que estos tres miembros se quedarán con la mayoría de los puestos.

Por otro lado, los 3 grandes inversores de la gasista han pactado que las decisiones estratégicas tengan que ser aprobadas por, como mínimo, dos tercios del consejo de administración. Esto le complica a GIP sus oportunidades de imponerse en las decisiones más relevantes de la compañía, puesto que el 44,4% de Criteria y Repsol seguirá siendo indispensable para las maniobras cruciales.

Lo que también dejan claro los tres firmantes del acuerdo es el reparto preferente de los puestos de responsabilidad en el consejo de administración: la presidencia no ejecutiva recaerá en Criteria, por disponer de una participación mayor, mientras que Repsol y GIP dispondrán de una vicepresidencia ejecutiva. Esta decisión abriría la puerta al fichaje del actual presidente de la fundación bancaria La Caixa, Isidre Fainé, que había sido colocado por las informaciones previas sobre Gas Natural en su presidencia.

Propina de solvencia para CaixaBank

Tal y como adelantó SABEMOS, la operación tendrá un efecto colateral en las cuentas de CaixaBank. Su matriz, Criteria, se ve penalizada por disponer de participaciones industriales, ya que el esquema regulatorio de Basilea III computa el riesgo de estas actividades de forma negativa.

Así pues, Criteria va a conseguir una mejora de su ratio de solvencia. Tal y como ha informado en un comunicado, las ratios de capital regulatorio de Criteria -las que se miden en los test de estrés- mejorarán de forma significativa: 165 puntos básicos de mejora en el capítulo de CET1, Common Equity Tier 1.

Foto: Efe