Se trata de una costumbre arraigada en otros mercados con una madurez financiera mayor: al pagar en la caja de un supermercado se puede pedir cashback, esto es, que el dependiente cobre una cantidad mayor al importe de la compra y que el cliente se lleve el restante en efectivo. Es lo que van a permitir 2.900 tiendas de DIA a los clientes de ING Direct desde finales de este mes de septiembre, aunque ambas empresas no descartan que se puedan sumar otras entidades financieras y otras cadenas de establecimientos a esta iniciativa.

En el banco han elegido prescindir de la tarjeta de crédito para diseñar este servicio de retirada de efectivo y han desarrollado una aplicación para smartphones con la que pagar en el supermercado. Se llama Twyp Cash y con ella se podrá sacar dinero en 2.900 tiendas de las marcas de DIA -DIA Market, DIA Maxi, La Plaza de DIA, Clarel y El Árbol-.

De esta forma, cuando el cliente quiere pagar y retirar efectivo a la vez lo que tiene que hacer es abrir la aplicación y seleccionar la cantidad de dinero de la que quiere disponer en metálico. Tras completar esta operación la app genera un código de barras que sirve como método de pago al ser escaneado por el dependiente de la tienda.

Además de en los establecimientos propios de DIA -los franquiciados todavía no van a sumarse a este programa-, Twyp Cash funcionará en 600 estaciones de servicio de Shell y de Galp. Pero no se descarta que la red de 3.500 puntos se amplíe.

La directora general de ING España, Almudena Román, ha afirmado que “es un servicio abierto, abierto a nuevos socios y a nuevas entidades”. Román ha explicado que la aplicación es modular y que podría llegar a funcionar con cuentas de clientes en otras entidades. Además, ha adelantado que la entidad quiere llevar la iniciativa a otros comercios.

Por su parte, el consejero delegado de DIA, Ricardo Currás, ha abierto la puerta a que después de la primera fase de implantación de la tecnología cashback haya una segunda etapa en la que clientes “que no sean de ING sino de otras entidades puedan acceder a estos servicios”. De la misma manera que no hay exclusividad con ING para ser la única cadena de supermercados en la que funcione Twyp Cash, ha añadido, DIA podría iniciar negociaciones con otros bancos para poner en marcha otro servicio similar.

Móvil, no tarjeta

A diferencia de lo que se ha publicado en la última semana, los responsables de DIA y de ING han subrayado que el servicio de cashback no se va a prestar mediante tarjeta de crédito sino vía Twyp Cash. Se trata de una modalidad de cashback diferente a la que ofrece ING en otros países como Holanda y Alemania, según Almudena Román, ya que es la primera vez que se utiliza el móvil como canal para prestar este servicio.

Esto se entronca en la estrategia de ING en España, que pasa por trasladar todas las operaciones de los clientes al teléfono móvil, como ha recordado ante preguntas de los medios de comunicación que han acudido a la presentación.

Con Twyp Cash, el banco puede sacar más partido a este servicio: que el cashback dependa del móvil y no de la tarjeta del cliente permite que ING admita en el futuro cuentas de otros competidores, a los que podría cobrar una comisión por las retiradas de efectivo a través de la app. Si a esto se le suma que por ahora no hay otra infraestructura para sacar dinero en los supermercados, lo que consigue la entidad es hornear la tarta y repartirla ella misma.

Todo por el cliente

El nuevo servicio es especialmente útil para los clientes de ING, que se vieron perjudicados en España por la imposición de comisiones por la retirada de efectivo desde la red de cajeros de otras entidades, una práctica por la que no tenían que pagar hasta el año pasado. El banco ha puesto en marcha el cashback en las tiendas DIA, según Almudena Román, teniendo en cuenta la inversión en tiempo que tienen que hacer los clientes para saber dónde pueden sacar dinero sin que les cobren comisión y caminar hacia esos cajeros.

En resumen, ING y DIA han introducido en España una “actividad bastante habitual en otros países” con el objetivo de “simplificar la vida” de sus clientes, ha afirmado Román.

Los clientes de ING con una Cuenta Nómina dispondrán de un servicio de cashback con el que podrán retirar entre 20 y 150 euros; la única condición es que tienen que comprar algo en DIA, sin límite de precio ni de operaciones al día. Eso sí, el máximo que pueden retirar los clientes de ING en las cajas de ING, Shell y Galp es de 1.000 euros al mes.

Foto: el consejero delegado de DIA, Ricardo Currás, y la directora general de ING España, Almudena Román. Fuente: DIA