“La televisión ha muerto, larga vida a internet y el video bajo demanda”. Esta es la película que algunas empresas tienen en la cabeza. Pero nada más lejos de la realidad, el consumo de la televisión lineal sigue con una fuerte presencia. Por eso, desde Mediaset piden a los organismos reguladores (y el Ministerio de Industria) que el próximo dividendo digital no lastre más, aún, la capacidad de la TDT. La lucha se soterra por el espectro cuando en realidad se trata de ver quién consigue imponer su modelo de televisión.

El 30 Encuentro de telecomunicaciones y economía digital de Santander tiene a los operadores de telefonía como actores de referencia. De ahí que las principales ponencias en cada jornada se las repartan entre Vodafone, Orange y Telefónica. Pero en la sesión del miércoles, a última hora -cuando justo parece que no va a pasar nada- un grupo de irreductibles ha querido dejar claro que todo el pastel del espectro radioeléctrico no puede ser para los operadores.

La situación arranca ante la llegada del 2º dividendo digital. Es decir, para ajustar la llegada de la tecnología 5G, que servirá para tener una mejor conexión móvil, así como la introducción masiva del internet de las cosas, se necesita que el espectro por el que viaja la señal móvil cambie de banda. En concreto, de la de 800 Mhz, donde está actualmente, a la banda de 700 Mhz.

¿Y cuál es el problema si así los usuarios podrán tener mejor acceso a internet y de mayor calidad? Pues que esa banda de 700 Mhz está ocupada por las televisiones para emitir en la TDT. Y su queja proviene de que en el llamado 1º dividendo digital, ya tuvieron que dejar el 800 MHz con la consiguiente pérdida de dinero que eso supuso.

Con estos ingredientes, la pólvora ardió en #Telco30. Lógicamente se trata de actores implicados en la parte reclamante. Cellnex, Mediaset, Televés y la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) componían la mesa. Su argumento es que la TDT rinde un servicio gratuito universal, que de momento no tiene sustituto y que, por lo tanto, no puede ver mermada su capacidad para seguir mejorando su calidad.

El director de la unidad de negocio de Cellnex, Josep Ventosa, asegura que la TDT todavía tiene capacidad para ser el modelo de televisión que necesitan los usuarios. Ahora bien, afirma que para que eso suceda “se debe dar seguridad jurídica en la banda por debajo de 700 MHz para seguir invirtiendo. La TDT no puede tener bandazos cada poco tiempo, por eso, debe haber una transición razonable”.

Un camino sin marcha atrás

La Comisión Europea ha hablado. Los estados miembro deben cambiar los servicios de telefonía móvil a la banda de 700 Mhz a partir de 2020. Las Tvs deberán moverse. Como las compañías afectadas, tanto proveedores de servicios como creadores de contenido ya conocen el final de esa película, y que a lo sumo pueden tener una prórroga de unos años, ya trabajan en las consecuencias. Por eso, Ventosa advierte de que debe haber una compensación para los perjudicados.

El director general corporativo de Mediaset, Mario Rodríguez, sostuvo la tesis de su compañero de mesa. “Debe haber compensación económica para quienes seamos perjudicados tras el 2º dividendo digital”.

El directivo de Mediaset ha querido dejar claro dos cosas. Por un lado la importancia de la televisión lineal. Lo justifica en su consumo. Asegura que cada vez más gente ve la televisión y, lo que es más importante barriendo para su alfombra, que incluso cuando se ve por satélite o por cable, son los canales generalistas son los que triunfan.

Por otra parte, Rodríguez advierte de que el 2º dividendo digital supondría los mismos problemas para los usuarios y los cambios de aparatos, la resintonización, etc. Sobre este tema, el director general de estrategia de Televés, José Luis Fernández, añadió que la reducción de espectro va traer consigo una pérdida en la calidad de la TDT, debido a que será menor, y por lo tanto las imágenes no serán igual.

Pelea directa con los operadores

Aunque sin duda el verdadero debate empezó en el turno de preguntas cuando el periodista que moderaba la mesa, Antonio Lorenzo (‘elEconomista’), preguntó por los costes del espectro. Por qué los operadores pagan y las televisiones no.

Aquí no hubo una respuesta clara. Se apeló al bien público que genera la televisión y poco más. Por eso, el debate se desvió al hecho de que los operadores de telefonía vayan a ser competencia directa en la emisión de contenidos. Aquí, el directivo de Mediaset ironizó sobre la viabilidad en la compra de DTS (Canal+) por parte de Telefónica. Cree que tienen un contenido que no podrán rentabilizar. Confesó que a Mediaset le “cuesta horrores” poder sacar provecho de la última Eurocopa de fútbol, y no sabe cómo lo harán otros para sacar réditos de LaLiga o la Fórmula 1.

Como conclusión, quedó claro que los actores que representan a la televisión digital no están conformes con la pérdida de espectro. Que ellos creen que la Tv es esencial y, pese a que también estiman como fundamental que los operadores tengan mejores conexiones móviles, defienden que no sean ellos los que pierden.

Imagen | ‘@RosaParadell