La situación política que vive España no podía quedar al margen del 30 Encuentro de telecomunicaciones y economía digital celebrado en Santander. En este caso fue el consejero delegado de Ericsson España, José Antonio López, el que se mostró tajante al no entender por qué los políticos no llegan a un acuerdo para que la sociedad digital pueda seguir avanzando.

Un año más, una de las ponencias más esperada en el Encuentro era la de José Antonio López. Se trata de uno de los directivos españoles que no tiene problemas para asumir la responsabilidad en los fallos propios, así como en señalar qué falta para que España termine de enderezar el camino en su agenda digital.

En primer lugar, el responsable de Ericsson en España retomó los deberes autoimpuestos en #Telco29. El resultado fue bastante negativo. La crítica ha sido contra la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por su falta de rapidez en la regulación de fibra. Al igual que el año pasado, López no marca el camino de cómo se debe hacer, sino que insta a que se haga.

Asimismo, otros dos factores que no han aprobado son la inversión y el “digital siempre”, algo a lo que la administración se tenía que haber adaptado y no lo ha hecho. Aunque el gran suspenso ha llegado en la construcción del smartcountry, es decir, un país basado en la digitalización de su economía.

La dejadez política

En este aspecto, José Antonio López ha puesto el dedo en la dirección política. Con algo de ironía, ha asegurado no entender que con la cantidad de debates que ha habido en el último año en el ámbito político, sobre desarrollo tecnológico casi nunca se hable.

Puso los casos concretos de los posibles pactos para formar Gobierno que han existido. Tanto el de PSOE-Ciudadanos, como el de PP-C’s. Recuerda López que en ninguna de las propuestas que hicieron públicas había menciones concretas para la digitalización de España y su desarrollo. Solo se habló de cuestiones ambiguas y vagas. Sin embrago, López acusa a los políticos de que anden muy centrados en el desarrollo de infraestructuras ferroviarias y temas similares.

Sin duda, lo más evocador que puso sobre la mesa el directivo de Ericsson fue la imposibilidad que han tenido los partidos para pactar. En este sentido se puso como ejemplo. López se preguntaba de forma retórica por qué ellos pueden llegar a acuerdos con su competencia como es Huawei, para desplegar redes; o como Vodafone y Telefónica llegan a acuerdos, y los políticos son incapaces.

El Plan ‘B’

Ante este escenario poco favorable, José Antonio López expuso la idea de cuál sería un Plan B para el desarrollo tecnológico español.

En este caso, afirma que las empresas digitales y tecnológicas deberían focalizar los ocho sectores industriales más importantes de España, entre los que destaca el turismo y la automoción, pero también están el retail, banca o salud; y hacer propuestas en firme para llevar a cabo su transformación.

Todo ello, canalizado a través de la patronal Ametic, para que traslade el mensaje a los diferentes sectores.

Imagen | ‘@Ericsson_es