Si Greenpeace necesita conductor ya tiene quien les lleve. Los dos principales actores del alquiler de vehículos con conductor se han pasado a lo verde. Tanto Cabify como Uber han comunicado esta semana que parte de su flota será con vehículos eléctricos para proteger el medio ambiente.

Jugando al gato y el ratón, en este caso eléctrico, Cabify y Uber quieren reconquistar a esa parte de la opinión pública que les ve como enemigos del negocio tradicional del transporte. Sobre todo taxistas, lógicamente, pero también allegados y gente que estima que estas aplicaciones no son tan maravillosas como parecen.

En este contexto, la primera en filtrar a la prensa sus intenciones fue Uber. Aseguran que antes de que finalice el año tendrán parte de su flota con este tipo de vehículos limpios. Por el momento se desconoce la marca, los posibles precios y todo lo demás. Más bien parece un mensaje a su competencia, en este caso Cabify, para decir que ellos harán lo mismo.

Tema relacionado: Las trabas a Uber y Cabify cuestan 324 millones al año

Mientras, Cabify ha presentado ante la presa su nuevo servicio ‘Cabify Electric’, una nueva flota de vehículos 100% eléctricos que contribuyen, según la compañía, al cuidado del medio ambiente. Para ello contarán con vehículos del Grupo BMW. De esta forma, Cabify se convierte en la primera empresa en España en incluir una categoría totalmente eléctrica en su oferta de servicios de coche con conductor (bajo licencia VTC). Y es que Uber lo anunció antes, pero el servicio estará disponible desde ya mismo.

La startup reúne una flota inicial de 20 vehículos BMW i3, modelo totalmente eléctrico y diseñado de forma sostenible para el tráfico urbano. Según la propia compañía, esperan aumentar hasta un total de 100 coches eléctricos en los próximos meses, además de extender se otras ciudades españolas.

Sobre la posibilidad de extender la flota, desde Cabify han confirmado a SABEMOS que no tienen ningún problema para seguir creciendo. No obstante, esta situación choca de manera frontal con el hecho de que existen un número limitado de licencias VTC, las que posibilitan para el alquiler de vehículos con conductor. Pero la compañía insiste en que tienen margen de sobra para seguir creciendo.

¿Postureo ‘verde’? ¿O implicación real?

Durante la presentación de ‘Cabify Electric’ el gran mantra de la compañía ha sido aludir a la responsabilidad con el medio ambiente. Aseguran que su intención es no contaminar más las zonas urbanas, y por eso se apuesta por este tipo de vehículos. Además, afirman que esto no solo surge de ellos, sino que hay una preocupación ciudadana al respecto. Por eso, su intención es que cada usuario pueda elegir, si quiere, viajar con este tipo de vehículo eléctrico.

Lo cierto es que esta iniciativa, al igual que la de Uber, se sitúa en medio de unos procesos legales abiertos. Ambas compañías están pendientes de saber si sus servicios se ajustan de pleno derecho a la ley, o no. Además, no ayuda, en el caso de Cabify por ejemplo, que no se conozca el nombre de la empresa que ha comprado las licencias VTC con estos 20 vehículos de BMW. Hay que recordar que la startup no tiene coches en propiedad, sino que son terceros los que ofrecen el servicio mediante la ‘app’ del móvil.

Y los taxis, ¿son ‘verdes’?

No se puede hablar de Cabify y Uber sin hacerlo de los taxis. En qué situación queda el tradicional transporte de pasajeros en coche con tanto esfuerzo por ser verde. Fuentes del sector reconocen a SABEMOS que por el momento no se avanza todo lo rápido que se quisiera. Así, apenas hay un 20% de coches híbridos.

No obstante, se quejan de que los puntos de carga son muy escasos. Es más, el propio sector quiere llevar a cabo esa transformación, pero no encuentran los apoyos suficientes. Por eso, de momento el parque de vehículos eléctricos es relativamente bajo. Será otro motivo más para seguir el proceso de adaptación tanto tecnológico como a nivel ecológico. Sobre todo porque las ciudades lo necesitan. Y sus ciudadanos también.