En realidad no solo las empresas de telecomunicaciones. El sector de la economía digital en general sigue suponiendo una barrera natural para que la mujer ocupe altos puestos directivos. Un ejemplo muy claro se puede ver estos días en el 30 Encuentro de telecos y economía digital de Santander.

Desde este pasado lunes, y hasta el jueves, por la capital cántabra pasarán los principales actores del sector tecnológico en España. En concreto, entre autoridades políticas, directivos, ponentes y moderadores de mesa, habrá un total de 70 personas que suban al escenario. Sobre ese número solo habrá nueve mujeres, ¡nueve!

Esto supone el 12%. Por lo tanto, la siguiente pregunta sería: ¿Representa la mujer poco más del 10% en el sector telco y la economía digital? Con toda probabilidad no. Analizando el capital humano de las empresas que están en #Telco30, esa cifra aumentaría hasta, más o menos, los mismos patrones que se manejan a nivel nacional.

¿Entonces? La conclusión, a priori, parece clara. A Santander se desplazan los primeros espadas de estas compañías. Es decir, consejeros delegados, directores generales, etc. Por lo tanto, estos puestos están ocupados por hombres. De hecho, algunas de las mujeres presentes, como Ana Mosquera (Altran) o Ying Xue (ZTE), son directivas de área.

¿Se podría evitar? Complicado. Incluso en la cadena de mando, muchos cargos siguen ocupados por hombres. Por ejemplo, en las telecos, los directores financieros en su mayoría son hombres; y en las empresas tecnológicas, sucede lo mismo. Es más, habría que ir a los tradicionales puestos relacionados con el marketing o los recursos humanos para encontrar directivas de primera línea. Aunque bien es cierto que hay notables excepciones como las presidentas de Microsoft o Siemens, que en sus filiales españolas son mujeres.

¿Más malas noticias?

Sí, se puede hablar de malas noticias. Que la integración de la mujer en un hipersector que supone cerca del 8% del PIB sea tan baja (al menos en la cadena de dirección), implica que se anda lejos de la paridad laboral. Y, lo que es peor, de los cargos directivos en dicha paridad.

Año 2016, ya van 30 ediciones de este Encuentro. Y resulta que apenas pasarán nueve mujeres por el escenario. Parece que de momento cambian muy poco los viejos hábitos en la nueva tecnología.

Imagen | ‘@Altran_es