La falta de Gobierno ya no da tanto miedo en la economía. Los trabajadores siguen con sus empleos y las empresas mantienen en verde sus cotizaciones en bolsa. A simple vista las consecuencias no son tan onerosas como se esperaba tras más de 9 meses sin un Ejecutivo pero bajo este manto de business-as-usual de la Administración se esconden los reguladores de los mercados (CNMV, CNMC y Banco de España), unos organismos que de convocarse elecciones en diciembre y continuar el bloqueo político podrían adentrarse en 2017 con sus consejos en cuadro.

Entre este año y finales de 2017 caduca el mandato de 8 consejeros del Banco de España (BdE), de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). A estos 8 responsables habría que sumarles los 3 que ya están caducados en la CNMC pero que permanecen en su puesto de manera interina, algo permitido por la ley.

Esta posibilidad no se da en el caso del Banco de España ni en la CNMV, donde los miembros de los consejos cuyos mandatos expiran tienen que ser ratificados de nuevo por el Gobierno si están en condiciones de renovar o han de ser sustituidos por otros consejeros.

En el caso del supervisor bancario hay 2 miembros que están en la rampa de salida, Guillem López Casasnovas y Ángel Luis López Roa. Ambos llevan en el consejo del Banco de España desde 2005 y en 2017 habrán agotado los dos periodos de 6 años, el máximo permitido por la ley. La tercera cuyo cargo expira el año que viene es Carmen Alonso, aunque ella sí podría renovar porque fue nombrada en 2011. En cualquier caso, sus relevos tendrían que pasar por el Gobierno, dado que no se contempla una prórroga excepcional de sus poderes.

“De acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Autonomía, los consejeros no natos son designados por el Gobierno, a propuesta del Ministro de Economía y Hacienda, oído el Gobernador del Banco de España. La Ley de Autonomía no prevé la posibilidad de prorrogar el mandato, una vez este ha expirado, hasta el nombramiento de un Consejero sustituto”, han precisado a SABEMOS desde el BdE.

López Casasnovas fue renovado como consejero en marzo de 2011 mientras que los nombramientos de López Roa y de Carmen Alonso se produjeron en enero, según el BdE, por lo que el margen sería más limitado todavía. Demasiado cerca de las posibles elecciones de diciembre como para que haya un Gobierno plenipotenciario, sobre todo si continúa la fragmentación parlamentaria que ha surgido tras los últimas dos comicios.

En el caso de Alonso, las fuentes del Banco de España consultadas subrayan que la Ley de Autonomía “no prevé la renovación automática de los consejeros cuyo mandato ha expirado”.

De esta forma, si no se promueve una medida ad hoc desde un hipotético Ejecutivo el BdE se quedará con 3 consejeros en marzo de 2017. Eso sí, el gobernador y el subgobernador del Banco de España, Luis María Linde y Fernando Restoy, no forman parte del problema, dado que fueron nombrados en 2012, con lo que estarán vigentes hasta 2018. En la CNMV no tienen esa suerte.

Presidenta y vicepresidenta

Los 2 consejeros de la CNMV, Juan Manuel Santos-Suárez y Beatriz Viana, no plantean ningún problema, puesto que fueron nombrados en 2014 y pueden estar hasta 2018. Sin embargo, la presidenta y la vicepresidenta del supervisor bursátil, Elvira Rodríguez y Lourdes Centeno, sí están de retirada. El 6 de octubre se cumplirán los 4 años de mandato estipulados, lo que puede trastocar el funcionamiento del regulador.

El consejo de la CNMV no corre peligro, pues además de ellas dos y de los dos consejeros actuales tienen representación en él Restoy y la secretaria General del Tesoro y Política Financiera, Rosa María Sánchez-Yebra. Aunque se vayan la presidenta y la vicepresidenta del organismo quedarían 4 en el consejo.

Sin embargo, donde se genera el caos es en el comité ejecutivo de la CNMV, responsable del día a día del supervisor, ya que sin Rodríguez y Centeno no hay cuórum. Esto generaría una parálisis en las operaciones de salida a bolsa, por ejemplo, como ha advertido el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

La solución: o los partidos se inventan un acuerdo de Gobierno antes de octubre o se aprueba una modificación de la legislación para que Rodríguez y Centeno continúen con su labor de manera provisional, algo a lo que están acostumbrados en la CNMC.

Una CNMC provisional

El órgano regulador de la Competencia lleva varios meses convertido en la casa de los líos. Las polémicas son constantes, como recurrentes son también los votos particulares de algunos consejeros en la mayoría de las resoluciones que adopta el consejo de la CNMC.

Se da la circunstancia de que tres consejeros están de prestado en el superregulador; el próximo 9 de septiembre, de hecho, se cumplirá un año desde que caducara el mandato de María Ortiz, Eduardo García Matilla y Diego Rodríguez.

La interinidad de estos miembros está generando un ambiente “muy incómodo”, según fuentes conocedoras del actual clima interno en el organismo, y la existencia de desaires se ha podido percibir en algunas ocasiones.

Pero la lista no se va a quedar allí, puesto que el 1 de septiembre del año que viene cesan otros tres consejeros de la CNMC, Josep Maria Guinart, Idoia Zenarrutzabeitia y Fernando Torremocha. Por lo tanto, de los 10 miembros que suman las 2 salas de la CNMC (regulación y competencia) 6 podrían ser interinos en septiembre de 2017 si no se consigue formar Gobierno para entonces, lo que sería una catástrofe y una falta de profesionalidad extrema de la clase política.

Esos son los 11 miembros de los consejos de los reguladores más importantes que, de seguir así las cosas, estarían caducados en 2017: 3 del Banco de España, 2 -y vaya 2- de la CNMV y 6 de la CNMC. Consejos vendo y para mí no tengo.

Foto: los presidentes de la CNMV y la CNMC, Elvira Rodríguez y José María Marín Quemada. Efe