Un estudio de HRS determina que realizar las reservas de última hora sale un 23% más barato que realizándolas con antelación.

¿Más vale prevenir que curar? Puede que el refranero español sea conocido por sabio, pero no siempre hay que seguirlo a pie juntillas. Por lo menos no a la hora de planificar un viaje teniendo como referencia el precio. Adiós tópico, la última hora es mejor opción que la reservar con antelación.

Tiempo. El factor clave en toda planificación de viajes, escapadas o vacaciones puede estar llegando a su fin. Y es que la creencia de reservar alojamiento con antelación para ahorrarse un dinerillo podría no ser del todo cierta.
Las reservas de hotel que se realizan en el mismo día son en torno a un 23% más baratas que las pernoctaciones planificadas con mucha antelación según muestra el análisis de HRS y recogido en Europa Press. Dicho estudio ha tenido como objetivo examinar el comportamiento de las reservas de viajes de negocios en su portal.

Dentro del análisis, se ha llevado a cabo el estudio de los precios medios que han resultado en los últimos cinco años y se compararon las tarifas en diferentes periodos de reserva anticipada. En el caso de los viajes de negocio, la mayoría realiza su reserva de hotel con menos de catorce días de antelación. Por el contrario, el 32% hace su reserva con más de dos semanas de antelación.

Así, uno de cada diez viajeros de negocios analizados por HRS realiza la reserva el mismo día que la necesita. En su mayoría, ese 10% lo hace a través de alguna aplicación móvil.

“El móvil es la tendencia actual y la que definirá el futuro de la industria de viajes. Hoy en día, el 40% de todas las búsquedas que recibimos en nuestro portal ya se realizan a través de los teléfonos inteligentes y las tabletas” comenta el consejero delegado de HRS, Tobias Ragge.

El estudio muestra que la reserva de última hora puede reducir las tarifas hasta una cuarta parte más baratas que las realizadas con una antelación considerada.