Si la IFA se ha caracterizado a lo largo de las últimas décadas por algo es por ser el catálogo completo de lo que la tecnología puede ofrecer a los consumidores. La principal consecuencia de organizar una feria en septiembre es que las marcas colocan en sus espacios las principales innovaciones que han presentado a lo largo de todo el año para hacer balance y plantear su oferta a los profesionales, a los periodistas y a los curiosos que se acercan. “Esto es todo lo que le podéis pedir a Papá Noel”, dicen, pero dejan sus presentaciones más importantes para otro momento.

Además de ser una panoplia de la tecnología más reciente porque se acercan las navidades, la IFA siempre se ha caracterizado por ser el tesauro de productos más completo que se puede ver en el panorama tecnológico. No por la cantidad de expositores, a simple vista mucho mayor en el CES de Las Vegas, sino porque aquí llegan las marcas con toda la electrónica de consumo de la que disponen. Desde hornos de última generación hasta rizadores de pelo.

ifa lg

Lejos de la estridencia del CES de Las Vegas, la feria tecnológica IFA de Berlín que ha dado comienzo este viernes es una oda a la sencillez y al buen gusto. El público es diferente: en Europa no existe la misma pasión por la ostentación -sobre todo canalizada a través del automóvil- que en Estados Unidos. En esta feria de septiembre todo es más casero, tiene que ver más con el hogar y su confortabilidad, por lo que las casas inteligentes ocupan un espacio muy importante en la feria.

Pero esa sencillez y discreción de la feria berlinesa son precisamente lo que le hace perder terreno frente a otras citas de la tecnología en el mundo. La IFA ya no es un evento tan imprescindible, y mucho menos desde que las marcas organizan sus propios eventos mundiales para presentar sus novedades.

Para muestra un botón. Samsung presentó en la IFA de 2011 su línea de dispositivos Galaxy Note, a medio camino entre un móvil y una tablet -lo que hoy conocemos como phablet-. Cinco años después, la marca surcoreana anunció este verano el Galaxy Note 7 a bombo y platillo pero no en la IFA sino en un evento propio que celebró en Nueva York. Lo que Samsung sí ha presentado en la feria es la nueva versión de su reloj inteligente, el Gear S3.

Por su parte otro de los gigantes japoneses, Sony, tampoco ha presentado ningún móvil estrella en la IFA, aunque ha desvelado sus terminales de gama media-baja Xperia X (4,6 pulgadas de pantalla) y su medio-alto Xperia XZ (5,2 pulgadas).

ifa sony

En lo que sí ha destacado es en su gama de sonido premium Signature, con unos nuevos Walkman para reproducir audio de alta calidad a partir de 1.200 euros y unos auriculares MDR-Z1R que valen 2.200 euros. Uno de los juguetes más impresionantes que ha traído la marca nipona son otros auriculares algo más baratos (unos 400 euros), los MDR-1000X, que permiten activar y desactivar la cancelación de ruido al acercarse la mano a una de las orejas y que también son capaces de dejar pasar sólo las voces entre el ruido ambiente.

En la misma línea se ha movido Huawei, que ha lanzado una nueva gama intermedia de teléfonos móviles inteligentes. El Nova y el Nova Plus cuentan con diseños idénticos al Nexus 6P y al Mate 8, aunque con menores dimensiones. Además, Huawei ha presentado en la IFA su nueva tableta MediaPad 3.

En cuanto a tablets va a destacar en la IFA el nuevo 2 en 1 de Lenovo, Yoga, que ha presentado antes del comienzo de la feria.

Por su parte, el otro gigante surcoreano, LG, ha traído a la IFA los productos que ha ido presentando a lo largo del último año. Entre ellos está el portátil de 15 pulgadas menos pesado del mundo (1 kilogramo), enfocado a clientes pudientes que no quieren prescindir de Windows y pasarse a Macintosh.

Además de las grandes marcas de tecnología, en la IFA de este año también tienen cabida otros actores que han emergido en los últimos años, como las marcas de wearables, de prendas y accesorios con sensores. Fitbit ha presentado sus nuevos modelos para sus pulseras Flex y Charge, esta última renovada para medir las pulsaciones. Mientras, su competidora Misfit ha traído los productos que ya tenía en el catálogo; eso sí, Misfit ha venido de la mano de su actual dueña, la marca de accesorios Fossil, para la que ya ha comenzado a trabajar integrando su tecnología en los diseños de sus relojes.

Le ha pasado como al resto de marcas, que han venido a la IFA porque hay que estar, porque aunque no es la fiesta a la que va Papá Noel antes de navidades es el escaparate que hay que mirar antes de las compras de Navidad. Eso sí, Santa tiene un ojo puesto en la presentación de Apple del próximo 7 de septiembre, como todos los que han venido a la feria.