El pacto firmado por el Partido Popular y Ciudadanos ha puesto sobre la mesa el debate sobre las formas de pago. En este caso, sobre el derecho de los consumidores de pagar con tarjeta. Asimismo, pone de relieve que el pago móvil sigue siendo un tema marginal al que le queda mucho por avanzar.

Que existe un problema con el pago móvil y su desarrollo se manifiesta en que las demás formas de pago siguen estando muy presentes (incluso el canje físico).

Por ejemplo, tres de cada cinco pequeños comercios o el 63% de los negocios con una facturación inferior al millón de euros acepta el pago con tarjeta, once puntos porcentuales más que hace tres años, según un estudio de Mastercard. Sin embargo, el efectivo sigue siendo el medio más empleado para abonar las compras, en un 62% de los casos frente al 37% de las ocasiones en las que se recurre al plástico.

Así, el importe medio de las operaciones en efectivo se sitúa en 55 euros, mientras que con tarjeta asciende a 73 euros.

Por otro lado, los datos del Barómetro de microempresas 2016 de Mastercard muestran un incremento de diez puntos porcentuales en la presencia de TPV físicos en los comercios, hasta el 63%, al mismo tiempo que han aumentado los TPV virtuales, disponibles en el 11% de las tiendas.

Estos establecimientos también empiezan a incluir la posibilidad del pago sin contacto, aceptado en el 48% y utilizado en el 87% de los casos, mientras que el pago móvil mediante la tecnología NFC, sin contacto, se permite en un 3% de los establecimientos.

Los comerciantes recurren cada vez más a los medios de pago electrónicos para facilitar las ventas, según el 61% de los encuestados, por comodidad y simplicidad en el pago, en el 57% de los casos, y para satisfacer las demandas de los propios clientes, un 50%.

El director general de Mastercard para España, Ovidio Egido, explica en una nota remitida por la compañía que España se ha convertido en un “mercado de referencia” en el sector gracias al “esfuerzo realizado por entidades financieras y comerciantes”.

Imagen | ‘forbes.com