El ladrillo español vuelve a estar de moda. En 2015 comenzó la recuperación del mercado inmobiliario pero 2016 es el año en el que las cifras del sector vuelven a un optimismo desbocado. Las transacciones se han disparado más de un 20%.

Según el Colegio de Registradores, las transacciones de viviendas han crecido un 23,7% en el segundo trimestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2015. El sustancial incremento da una idea de la reactivación del mercado inmobiliario en España, que vuelve a interesar a los compradores.

Este aumento del apetito inversor ha provocado un incremento de los precios del 7,5%, de acuerdo con los datos estudiados. En total se han producido 107.838 operaciones durante el segundo trimestre del año.

El mercado inmobiliario español lleva varios meses notando que el interés de los consumidores excede la oferta en el mercado, dado que la construcción de nueva vivienda se paró tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la quiebra de grandes, medianos y pequeños promotores a lo largo y ancho del país. Esto podría conducir a un recalentamiento de los precios del ladrillo, ante la escasez de pisos para atender la demanda de viviendas.

Sin embargo, su creciente apetito no merma su capacidad negociadora. Un informe del portal inmobiliario Idealista.com revela que los compradores que han utilizado esta plataforma han planteado un precio un 20,9% al que exigían los vendedores de casas.

Pero la recuperación del interés inversor no se circunscribe a las viviendas. España es el cuarto país con un mayor parque de suelo comercial en Europa y además es el sexto con un mayor crecimiento previsto para el próximo año, de acuerdo con un estudio de la consultora Cushman & Wakefield. En España se constata “un aumento del interés no sólo por parte de operadores, sino también por parte de inversores y consumidores”, indica Cushman & Wakefield en un comunicado.

Foto: Flickr – DaveBleasdale