Por fin parece que los remilgos del baloncesto español para copiar ciertas cosas de la NBA se van acabando. Todavía falta. Como la reintepretación de un All-Star y no una SuperCopa al estilo futbolero, o un modelo de competición fijo. Así, a falta de un empujón definitivo, al menos Movistar se ha puesto el traje de faena y pretende introducir novedades.

El operador azul, que actualmente tiene los derechos de emisión de la Liga Endesa de baloncesto, quiere ir más allá. Ser un actor influyente en el basket nacional y, de paso, recoger los réditos de un deporte que en verano engancha a todo el mundo, pero que el resto del año parece olvidado.

Así pues, el próximo viernes 2 de septiembre arranca el Circuito de Pretemporada Movistar. Se trata de una suerte de torneos en los que estarán presenten 12 equipos de la ACB, y que se da un aire -aunque sea lejano- a las ‘Summer League’ que organiza la NBA durante el verano para los novatos y jugadores menos habituales de las diferentes franquicias.

El evento, que refrenda la apuesta de Movistar por la ACB, según cuenta la propia compañía, pretende ir más allá de ser su socio televisivo. El objetivo del operador, que tendrá que esperar a la acogida final, es presentar las novedades de la temporada, medir a las nuevas plantillas y fichajes, y crear una nueva experiencia en la que el baloncesto profesional y popular se combinan.

Lo que se espera de este circuito

En su primer año, el Circuito de Pretemporada Movistar tendrá dos sedes. El balón se pondrá en juego por primera vez en Sant Julià de Vilatorta (Barcelona) el 2, 3 y 4 de septiembre con la participación de seis equipos de la Liga Endesa: FC Barcelona Lassa, Valencia Basket, Baloncesto Sevilla, Divina Seguros Joventut, MoraBanc Andorra e ICL Manresa.

Más tarde será la ciudad de Lleida tomará el relevo los días 9, 10 y 11 de septiembre, con la participación de Laboral Kutxa, Herbalife Gran Canaria, UCAM Murcia, Montakit Fuenlabrada, Iberostar Tenerife y Dominion Bilbao Basket. En este caso el Ayuntamiento de Lleida, con el respaldo del Força Lleida y de la representación territorial de la FCBQ (Federació Catalana de Basquetbol), realiza una firme apuesta por este modelo que combina los partidos amistosos entre los equipos de la Liga Endesa con actos promocionales en el complejo histórico de la Seu Vella. [Horarios completos].

Un apoyo (necesario) al baloncesto

El próximo 1 de octubre arranca la Liga Endesa de baloncesto. Llega después del bronce conseguido por España en los Juego Olímpicos, donde a todo el mundo le gusta el basket y vibra con este deporte.

Dos meses después, nadie sabe cuáles son los equipos que forman la Liga Endesa, sus principales fichajes o qué jugadores son los más destacados. De ahí que esta acción de Movistar sea importante para dar, sobre todo notoriedad, a un deporte con gran número de licencias, pero no acaba de despegar (o asentarse).

Así, la pelea que tuvieron el año pasado Orange y Movistar por los derechos de emisión parecían refrendar la importancia del baloncesto. Aunque un año después, ni Orange ni Vodafone están interesados en nada que tenga que ver con la pelota naranja. Todo queda en lo que pueda hacer Movistar y sus acciones de marketing.

Imagen | ‘@valenciabasket