• PP y Ciudadanos cierran un programa con 150 medidas, cien de las cuales fueron firmadas por el PSOE hace medio año.
  • El entendimiento permitirá a Rajoy sumar 170 votos a favor, pero no servirá de nada si Sánchez mantiene su ‘no’.
  • Rivera asegura que su hermanamiento con los populares es para esta investidura y caduca el viernes, con la segunda votación.
  • El PP asume gran parte del programa social de C’s y promete impulsar una mesa de trabajo para estudiar la reforma de la Constitución.

PP y Ciudadanos han cerrado este domingo el acuerdo de investidura que permitirá a Mariano Rajoy sumar 170 votos a favor de su candidatura la semana que viene. Diez días después de iniciar las negociaciones, los equipos de ambos partidos han sellado un pacto con 150 medidas de todo tipo, cien de las cuales fueron defendidas por Pedro Sánchez en su intento de investidura del mes de marzo. Así lo ha asegurado el líder de C’s, Albert Rivera, primero en comparecer para explicar el entendimiento.

Con esta maniobra, Rivera ve cumplida su doble determinación de contribuir al “desbloqueo” de España al tiempo que mueve al PP a asumir “reformas” que de otro modo no defendería. Ahora, llama a Sánchez a la responsabilidad para que dé al menos su abstención ante un programa que en su mayoría es coincidente con el que él mismo firmó hace medio año, previa negociación con Ciudadanos.

El documento, que ha sido rubricado por los portavoces parlamentarios de los dos grupos, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta, se compone de cinco bloques -economía y empleo, políticas sociales, reformas institucionales, regeneración democrática y política exterior- e incluye el pacto anticorrupción que Rivera exigió antes de sentarse a la mesa con el PP. Además, ha logrado que Rajoy haga suyas propuestas clave del ideario naranja, como la instauración de un complemento salarial para las rentas bajas, la mochila austriaca, un régimen más favorable para los autónomos, la simplificación de los modelos de contratación laboral o no subir impuestos.

En el plano de las reformas institucionales, el que más fricción ha provocado en el proceso, se recoge la despolitización del CGPJ -doce de sus 20 vocales serán elegidos por la carrera judicial y no por las Cortes-, la reforma del Senado para adelgazar su estructura y convertirlo en una “verdadera Cámara territorial”, aumentar las incompatibilidades de los miembros del Tribunal Constitucional y reducir la administración pública para ahorrar mil millones al año. Este último punto no incluye la supresión de las diputaciones, como pedía Ciudadanos, pero sí una reforma de las mismas y un importante plan de eliminación de empresas públicas.

Además, el PP se compromete a impulsar una “mesa de trabajo” para abordar la reforma de la Carta Magna. Expertos juristas y constitucionalistas debatirán al respecto con el objetivo de que su labor concluya en una ponencia en el Congreso donde cada partido hará sus aportaciones y propuestas para revisar la norma fundamental.

Respecto a las políticas sociales, se ha diseñado un paquete de medidas que requerirá una inversión de 29.000 millones de 2017 a 2020. Además del complemento salarial, incluye un plan de lucha contra la pobreza infantil, el impulso de las partidas de dependencia, la igualación y aumento de los permisos de maternidad y paternidad o un pacto nacional por la educación que, entre otras cosas, apostaría por la universalización de la educación infantil de 0 a 3 años.

Los firmantes aseguran que estas iniciativas no aumentarían el déficit, puesto que se financiarían con el ahorro de eliminar duplicidades administrativas, la recuperación de parte de lo ‘perdonado’ a defraudadores que se acogieron a la amnistía fiscal y el aumento de la recaudación por Impuesto de Sociedades que traerá una reforma del mismo para acercar los tipos reales de cotización a los nominales, sin subirlo.

Rivera ha asegurado que el acuerdo es para esta sesión de investidura, teniendo una fecha de caducidad muy clara: el viernes 2 de septiembre. Si, como se prevé, el candidato sale derrotado, Ciudadanos reunirá a su Ejecutiva para valorar el escenario y acordar los próximos pasos. Rajoy tratará hasta última hora de mover al PSOE del ‘no’ y este lunes se verá con Sánchez en el Congreso (13h) para explicarle el pacto y pedirle su colaboración.