Las entidades financieras han puesto en marcha la plataforma de pagos Bizum, que permite efectuar transacciones al instante a través de los teléfonos móviles. Se trata de una iniciativa que muchos bancos españoles habían tomado ya por su cuenta, con escaso éxito. Además el Banco Santander se ha unido a UBS, BNY Mellon y Deutsche Bank para comenzar a utilizar la tecnología de las divisas digitales como Bitcoin en sus operaciones interbancarias.

Los bancos son corporaciones arcaicas, conservadoras, cuya estabilidad depende de la imagen de solvencia que proyectan al mercado. Perder millones en proyectos de innovación e I+D, como hace Google, es una opción que se descarta de inmediato; no es lo mismo jugar con el dinero de los accionistas que dilapidar los ahorros de los ciudadanos. Además, para qué cambiar algo cuando funciona y no hay ningún competidor que nuevo amenace con seducir a los clientes.

Esa alergia de los bancos a lo moderno ha impedido que la innovación tecnológica se filtrara al sector financiero. La banca ha retrasado la llegada del siglo XXI al mercado, aunque finalmente unas pocas startups y algunos visionarios han conseguido cambiar el panorama. Desde las monedas digitales como Bitcoin hasta las plataformas de préstamos entre particulares como Lending Club, pasando por históricos como Paypal, la nueva realidad digital ha llegado para quedarse.

Es lo que parecen haber asumido también los bancos españoles, que han dado el salto y han unido sus fuerzas para crear una plataforma de pagos digitales en la que participan las entidades del país como hermanas y no como enemigas. Con la app de Bizum se podrán realizar transacciones comerciales de manera instantánea entre particulares y también con comercios a través del smartphone y con tan sólo conocer el número de teléfono del beneficiario del pago.

La creación de una aplicación para la inmensa mayoría de los bancos que operan en España (hay 27 en la iniciativa) rompe con la fragmentación actual. No obstante, la mayoría de apps de pago entre usuarios, que servían para crear “botes” o fondos comunes entre amigos, han fracasado.

Hasta el momento cada entidad había lanzado su propia app de pagos entre particulares y sin incluir a los comercios, como Twyp de ING. Se trata del último ejemplo, pero en las tiendas de aplicaciones ya no se puede encontrar Wizzo, de BBVA, y muy pronto dejará de funcionar Yaap, una iniciativa desarrollada por Telefónica, Caixabank, y Santander.

Las tres aplicaciones anteriores se distinguen de Bizum porque no dejaban que los comercios se beneficiaran de las transacciones sin cargos. Siempre existía un límite anual de dinero que podía ser retirado, lo que limitaba el uso de estas aplicaciones para cobrar.

Aunque todavía no se conocen todos los detalles de Bizum, la iniciativa conjunta de los bancos españoles ha recalcado que esta solución de pagos no es sólo para clientes particulares sino también para comercios.  De hecho, en su web adelanta que servirá tanto para pagar en comercios con transacciones como para hacer transacciones online.

Santander prueba con el “blockchain”

Los pagos de los clientes no son el único campo en el que están dejando entrar a la tecnología. En el mercado interbancario, ese en el que las entidades completan transacciones entre ellas y con los bancos centrales competentes, también hay margen para innovar.

Banco Santander, UBS, BNY Mellon y Deutsche Bank han anunciado una iniciativa conjunta para crear una moneda digital con la que realizar pagos entre ellos y con las autoridades monetarias. No se trata de una divisa virtual como el Bitcoin ya que no está al alcance de los particulares pero sí se basa en la misma tecnología, el “blockchain”.

El sistema “blockchain” se fundamenta en la existencia de una base de datos en la que se registran todas las operaciones que se efectúan con una misma moneda, lo que permite tener siempre localizado el activo del cual toma su valor cada unidad.

Foto: Bizum.es