El gigante chino del comercio electrónico sigue creciendo. Mucha gente, en España, compra a través de su filial y no lo sabe. Todos reconocen a Amazon en este sector, pero dentro de muy poco Alibaba le podrá plantar cara (o al menos intentarlo). Sus últimos resultados así lo reflejan.

El crecimiento ha sido considerable. Según ha informado esta semana la compañía, tuvo un aumento del 59% en sus ingresos en el segundo trimestre del año, hasta los 4.838 millones de dólares.

En su informe trimestral, la firma fundada por Jack Ma destacó que por primera vez obtuvo más beneficios (2.635 millones de dólares) a través de las ventas vía móvil que en otras plataformas, registrando un aumento interanual del 119% en las transacciones vía celular.

“Hemos alcanzado un importante hito al lograr mayor ingreso con usuarios de móvil que con el resto, lo que refleja el éxito en nuestra estrategia de seguir en la cresta de la ola impulsando el negocio vía celular”, destacó la jefa de finanzas de Alibaba, Maggie Wu, en un comunicado. El número de usuarios de Alibaba en China ya alcanza los 434 millones, un ascenso de 11 millones con respecto al primer trimestre de 2016, según el informe.

Otro aspecto en el que se registró un fuerte ascenso fue en el negocio de computación en nube de Alibaba, donde los ingresos en el periodo abril-junio crecieron un 156 por ciento hasta los 187 millones de dólares.

Las estadísticas “representan las mayores tasas de crecimiento que hemos logrado desde nuestra oferta pública inicial”, subrayó Wu en referencia a la salida de Alibaba a Bolsa que protagonizó en Wall Street en 2014, y que fue la mayor de la historia.

Los retos por delante

Pese a los buenos resultados y la, de momento, ficticia ilusión de poder dar caza a Amazon, Alibaba tiene que llevar a cabo una serie de cambios si de verdad busca competir en el escenario internacional.

El primero de ellos, como otras muchas compañías chinas, es prescindir de esa dependencia del mercado asiático (sobre todo chino). Un ejemplo, como Alibaba, es el fabricante Xiaomi, que ya empieza a dar muestras de agotamiento. Por lo tanto, una expansión real -y bajo su marca- será fundamental.

Por otra parte, al igual que Amazon ha encontrado un filón en los negocios cloud, el gigante chino deberá explorar otras vías de negocio. El comercio online al final deja unos márgenes muy ajustados. Si quiere sorpasso, deberá afrontar dichos cambios.

Imagen | ‘pqs.pe