Repicar y estar en misa es complicado. Algo similar sucede con las empresas que son anunciantes en diversos medios de comunicación y webs, y, sin embargo, fomentan de primera mano el uso de adblock para no ver los anuncios.

Se trata de algunos casos concretos, pero no deja de ser curioso que compañías que gastan una importante suma de dinero en aparecer en internet, mediante banners o campañas publicitarias, trabajen de manera decidida en bloquear la publicidad. Un gesto para sus clientes que marca un curioso punto de inflexión.

Un ejemplo es Tuenti. El operador virtual está trabajando para ofrecer a sus clientes un adblock de garantías. Según cuenta Xataka, Tuenti está probando con un reducido grupo de clientes Niji, una nueva función que además de reforzar la privacidad y protección, también hace las veces de bloqueador de anuncios a nivel de red.

Tema relacionado: “Si hubiera un 52% de ‘adblockers’, la mitad de empresas de publicidad habríamos cerrado”

Esta situación que plantea el OMV no dejar de ser paradójica, sobre todo a tenor de sus campañas publicitarias cuando presenta nuevas tarifas. Es decir, se trata de un anunciante bastante importante en el entorno digital, que es donde está su nicho de usuarios. Por lo tanto, parece extraño.

Pero no es el único caso. Vodafone, que esta semana está de actualidad porque ha presentado sus nuevos precios para la televisión, también es una compañía que fagocita el uso de adblock. En concreto, ofrece a sus usuarios la posibilidad de bloquear la publicidad en sus terminales mediante un servicio de suscripción. Otro caso extraño, y más teniendo en cuenta que ahora está en plena campaña publicitaria para anunciar sus servicios de televisión.

Al margen de los operadores, también hay otras compañías, igualmente anunciantes, y que fomentan el uso de adblock. En este caso concreto como actor principal. Microsoft facilita, cada vez más, el uso de bloqueadores en su sistema operativo. El objetivo es que el usuario tenga una mejor experiencia de clientes, pero de nuevo vuelve a ser algo contradictorio. Se lanza un mensaje de que es positivo no ver publicidad, cuando en realidad es el modelo de negocio de otro tipo de empresas.

Dudas sobre la realidad del ‘ad-block’

Para muchos medios de comunicación y webs que viven de la publicidad, el auge del adblock es una mala noticia. ¿Pero hasta qué punto son reales los datos que circulan por la red?

Sobre el adblocking hizo un repaso en SABEMOS la CEO de PAN, empresa especializada en publicidad digital. Lo primero que destaca Ainara Martínez es que “la publicidad digital tiene que dejar de ser irrelevante”. El problema adblock es real. ¿Por qué sigue creciendo el uso de herramientas para bloquear la publicidad? Sin una respuesta sencilla, la responsable de PAN cree que la publicidad tiene que verse como algo útil.

En este ecosistema, la responsabilidad es compartida. “Los medios también tendrían que trabajar en hacer una mejor publicidad, y de momento no lo hacen todos”. Aquí, Ainara es muy crítica. Reprocha que si a veces en un medio de comunicación no salen ciertos anunciantes, por el motivo que sea, también habría que tener el mismo cuidado para que ciertos formatos publicitarios no tuvieran cabida (y todos pensamos en los mismos).

“Relevante y no molesta”. Esa es su clave en forma de conclusión. Y después, ofrece la que en su opinión es la cifra real de adblockers: un 14%. Insiste en que si de verdad la mitad de los internautas tuviera instalada una herramienta de bloqueo, una de cada dos empresas de publicidad online habría echado el cierre. Tampoco cree que esa cifra, aunque sea pequeña, sea algo positivo. Toma el lado optimista y asegura que de ese 14% la mitad será un perfil full user tecnológico, es decir, usuarios que de ninguna manera nunca hubieran clicado en una publicidad, por lo que la pérdida no es tan grave.

Imagen | ‘wayerless.com