¿La factura del móvil no para de crecer? Es posible que en los últimos meses hayas observado que consumes más datos que hace un año y que, en consecuencia (depende la tarifa), también pagues más. No se trata de un fallo. Facebook, Youtube, las redes sociales e incluso los medios de comunicación tienen la culpa.

Durante las últimas semanas, diversos operadores de telefonía están publicando datos, informes y encuestas que explican cómo se está disparando el consumo de internet en el móvil. No es casual. A fin de cuentas su negocio es ese, y una cosa puede llevar a la otra. Si consiguen convencer a los usuarios que consumen más datos, provocan la ansiedad de necesitar aumentar sus servicios de internet en el móvil.

Aunque en el fondo todo es verdad. Según unas cifras que aporta el operador virtual Lycamobile, si un usuario utiliza una hora al día sus redes sociales, el consumo mensual aproximado supera los 2,5 GB. Solo haciendo eso. Nada de videos, ni descarga de música, visita a webs… ¡Solo con las redes sociales!

A estas cifras se añade un estudio que ha publicado esta semana MásMóvil en el que asegura que el consumo medio actual de los usuarios está en los 896 MB. Lo llamativo, sin duda, es que hace un año ese consumo estaba situado en los 662 MB. Un incremento de más de 200 MB que pone de manifiesto una tendencia de mercado que no tiene freno.

¿Cuál es la explicación para el aumento?

Son muchos los culpables de que ahora paguemos más. Es decir, al margen de la propia subida de precios por parte de los operadores, que tirando de pisuerguismo, es decir, aprovechando que ahora se consume más, elevan la factura con el argumento de que dan más datos. Y los dan porque los usuarios lo necesitan.

Tema relacionado: Los operadores aprovechan el aumento en el consumo de datos

Al margen de eso, el móvil se ha convertido en un bolsillo roto para el consumo de megas. La culpa la tienen, entre otros, las redes sociales y Youtube.

Por ejemplo, Facebook se ha convertido en una reproducción automática de videos. Da lo mismo lo que cuelguen los usuarios, como ellos con su algoritmo de notificaciones hace lo que quiere, está primando los videos grabados en su plataforma. Además, suelen tener enganche y ser virales, por lo que nadie se resiste a dar al play. Según publica la web Portaltic, estar solo un minuto revisando el muro gasta 1 MB. De ahí en adelante que cada uno haga sus cuentas. Todo, sin hablar de reproducir los mencionados videos.

Pero no es la única red social que supone una condena a los megas. La popular Snapchat con sus videos, gif y animaciones también ha llegado para “robar” los datos del móvil. Su adictiva dinámica de fotos y animación supone otro chorreo.

Mismo caso para Twitter, donde se han puesto de moda los gifs o videos cortos autorreproducidos. En este caso, habría un modo de pararlo, que es configurando la navegación de tal forma que solo salga el texto. Es decir, los tuits. Sin videos, ni gifs, ni vines. Todo lo tiene que reproducir el propio usuario.

Aunque el enemigo por excelencia es Youtube. Un video de 4 minutos reproducido en HD se lleva por delante 100 MB. ¿Qué tarifa soporta eso? Además, los medios de comunicación estamos participando en esa escorrentía, dado que el uso de video para acompañar noticias ha ido en aumento para todo.