Cuando el fintech parece que ha conseguido su sitio en el contexto de las finanzas gestionadas a través de internet y el móvil, las empresas de otros sectores corren para coger hueco y salir en la foto. Por eso, el segmento foodtech, que no es nuevo -pero sí está en auge- tiene un grupo de startups que aceleran el ritmo inversor para ganar tamaño frente a la competencia.

Un ejemplo de estas empresas dedicadas al negocio de la comida, gestionado a través del móvil e internet, es Deliveroo. La semana pasada cerró una ronda de financiación de 247 millones de euros. El objetivo de la compañía dedicada al reparto de comida a domicilio, que se solicita a través de su app, es competir con el actual dominador del sector: Just-Eat.

Y, precisamente por eso, está en auge el foodtech y todas sus modalidades de negocio. Desde el reparto a domicilio, las reservas online, la distribución de alimentos a casa o, incluso, el envío de cocineros para uso particular.

Tema relacionado: Just-Eat se queda ‘sola’ repartiendo comida

En el caso del reparto a domicilio, llevan unas semanas con noticias importantes. Al margen de esa nueva ronda de financiación de Deliveroo, con la que pretende mejorar su presencia tanto en España, como los mercados en los que compite, el cierre de Take Eat Easy cambia las reglas de juego.

Ahora mismo Just-Eat domina este segmento. Que si bien todavía no deja beneficios millonarios, puede ofrecer buenos resultados próximamente. De ahí que Deliveroo, además sabiendo que es la única empresa que queda como competencia directa, quiera seguir creciendo. Un síntoma de esta situación, por ejemplo, tiene que ver con la importante inversión publicitaria que está llevando a cabo.

De hecho, según el expediente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que validó la compra de La Nevera Roja por parte de Just-Eat, indicaba que la escalabilidad de este tipo de negocio se basa en el posicionamiento adquirido sobre la inversión de marketing. Es decir, el que antes llegue, menos tendrá que gastar para darse a conocer.

Las reservas, cosa de pocos

El foodtech está en pleno auge. No hay dudas. Se preparan foros exclusivos con este tipo de startups, y, como indicador, las rondas de financiación no disminuyen.

Pero lo que marca este boom es que surgen infinidad de proyectos, aunque muy pocas empresas son las que se reparten la tarta. En el caso de la reserva de restaurantes vía internet o móvil, son ElTenedor y Restaurantes.com quienes dominan el mercado con una diferencia muy grande con respecto a sus competidores.

De hecho, ambas se han visto envueltas en movimientos corporativos. ElTenedor fue adquirido por TripAdvisor, con el músculo financiero y de marketing que eso le otorga; mientras que Restaurantes.com adquirió otras compañías del sector de menor tamaño.

Es decir, al igual que sucede con el reparto a domicilio, se trata de empresas que están moviendo importantes cantidades de dinero, pero que se encuentra en pocas manos.

Otros negocios que pueden empezar a mover dinero

Dentro del foodtech, como sucede con todos los negocios de base tecnológica, resulta complejo establecer categorías. Al margen del reparto y la reserva, que parecen claros, luego hay una serie de nichos que tienen muchas tangentes, incluso de grandes compañías a nivel mundial.

Es el caso de los supermercados online. Sin contar con las grandes cadenas de distribución tradicionales, o la irrupción de Amazon, que hace de todo, dos de los players más importantes de este nicho son TuDespensa y Ulabox. Ambas, a través de internet, te permiten hacer la compra de manera rápida y sencilla. Aunque todavía sea un segmento que necesita la confianza de los usuarios.

Pero ejemplos, y, sobre todo, muestra de que hay un auge, pero muy concentrado, se tiene en iniciativas ecológicas. Así, Huertea es de las empresas que más notoriedad tiene en esto de gestionar huertos a través de internet y en la distancia.

Seguirán surgiendo alternativas en el negocio del foodtech, pero de momento parece que sin muchas alternativas. Al menos grandes, solventes y con un servicio contrastado.

Imagen | ‘bit.com.au