La aerolínea Delta, la segunda mayor en EEUU, anunció la cancelación de 300 vuelos en todo el mundo este martes mientras trata de recuperar la normalidad en sus operaciones tras el fallo informático que provocó el lunes la suspensión de un millar de vuelos.

“Estamos todavía operando en un modo de recuperación”, dijo Dave Holtz, vicepresidente de Delta, en un comunicado de la compañía. La aerolínea, cuyo centro de operaciones se encuentra en Atlanta, informó además de que cerca de 200 vuelos sufrirán retrasos.

Holz pidió “disculpas a sus clientes por lo ocurrido en las últimas 24 horas, incluidos aquellos que permanecen en los aeropuertos y continúan esperando sus vuelos”, pero reconoció que mientras “hacemos todo lo posible para volver a nuestras operaciones normales, esperamos retrasos y cancelaciones adicionales”.

Los problemas provocaron que cientos de miles de pasajeros se vieran afectados, ya que los sistemas informáticos no funcionaron y no se pudo avisar de que los vuelos estaban cancelados, por lo que la mayoría de los pasajeros se enteraron una vez estaban en los aeropuertos.

Delta se vio obligada a cancelar o retrasar la salida de sus vuelos debido a la imposibilidad de facturar a causa del apagón que afectó a su sistema de computación durante la madrugada del lunes.

Imagen | ‘viajejet.com