La aerolínea estadounidense Delta, la segunda mayor del país, se vio obligada este lunes a cancelar o retrasar la salida de cientos de sus vuelos debido a un problema informático que está impactando a sus operaciones en todo el mundo.

La aerolínea informó en su página web de que un corte de energía en su centro de operaciones en Atlanta (EEUU) ocurrido de madrugada “ha impactado a sus sistemas de computación y operaciones en todo el mundo”, lo que está dando lugar a “retrasos” en los vuelos.”

“Cancelaciones a gran escala se esperan para hoy”, advirtió la compañía, al detallar que todos los vuelos ya en ruta “están operando normalmente”.

“Sabemos que los sistemas sobre el estatus de los vuelos, incluyendo pantallas en aeropuertos, están mostrando incorrectamente los vuelos a tiempo. Pedimos disculpas a los clientes afectados por este problema y nuestros equipos están trabajando para resolverlo lo más rápido posible”, explicó Delta.

Para este lunes la aerolínea tenía programados unos 3.300 vuelos, entre ellos 453 salidas internacionales.

La Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA, en inglés) también informó acerca de la situación que está experimentando Delta y pidió a todos los pasajeros que contacten con la aerolínea para recibir “información específica” sobre cada vuelo.