Era un secreto a voces que al final se ha hecho realidad. Movistar, Vodafone y Orange, que se han gastado cientos de millones en tener los derechos del fútbol, han empezado su particular ‘guerra de precios’ con la televisión, y encima con subidas de precios en sus tarifas. Todo esto después de la compra de dichos derechos. Además, de momento, están lejos de las ofertas que hicieron el verano pasado.

En cada comparecencia pública que han hecho los distintos operadores durante el último año, la pregunta por parte de la prensa siempre ha sido la misma: “Repercutirá en los clientes la cantidad de dinero invertida para tener los derechos de emisión del fútbol”. La respuesta por parte de cualquier directivo siempre se presentaba en forma de evasiva.

No se quería hablar de aumento de precios, ni en las tarifas a nivel general -o los paquetes convergentes- ni en el propio fútbol. Aunque en realidad todos eran conscientes de que no se podían mantener los precios actuales y que, de algún modo, habría que elevar la factura de los clientes.

Tema relacionado: Vodafone y Orange llevan la ‘guerra de precios’ a los bares

Finalmente, cuando la temporada está a punto de arrancar, ha llegado la hora de quitarse la careta y ofrecer los precios que tendrá el fútbol (sin contar la subida que ya ha habido meses atrás). Se trata de las primeras aproximaciones, puesto que a lo largo del mes de agosto y septiembre seguro que habrá movimientos para arañar algunos clientes a la competencia.

Movistar directamente obligará a sus clientes de televisión a ver (y pagar) el fútbol. Orange, que siempre predica su no obsesión por la TV, y por no empaquetar todo, hace que sus mejores ofertas de fútbol vayan con el canal de series y cine. Y Vodafone, como el año pasado, es la última que mueve ficha para ver qué han hecho los demás.

Una ‘falsa guerra de precios’

A los medios de comunicación nos gusta usar palabras potentes y agresivas. Guerra es una de ellas. Para los precios del fútbol en televisión se usa, pero esta temporada -al menos por el momento- parece que se hace la guerra con balas de fogueo.

Por ejemplo, Movistar ha decidido que todos sus abonados de televisión paguen más. A cambio tendrán el fútbol. Eso sí, en diferentes modelos de paquetes que, según paguen más o menos, tendrán acceso por ejemplo al partidazo (los que juegan cada jornada Real Madrid o FC Barcelona). Así, desglosando el importante estaría situado en unos 25 euros. Sin embrago, el año pasado el operador azul, cuando no tenía todavía la Champions League, llegó a ofrecer una oferta para ver el fútbol por 9,90 euros al mes.

El caso de Orange, que esta semana ha lanzado su primera oferta, es similar. Su precio genérico para toda la temporada, con las principales competiciones, es de 19,95 euros al mes. No obstante, han querido lanzar también una oferta rebajada. En este caso será de 12,95 euros, pero habrá que tener también el canal de series y cine. Para ello deberá contratarse antes de que acabe el mes de agosto. El verano pasado llegó a tirar los precios a 9,95 euros al mes, incluida la Champions.

Por su parte, Vodafone, todavía no ha presentado sus precios, aunque en diversos foros de usuarios y clientes se especula con un precio que estaría sobre los 18 euros al mes. Con todo el fútbol. Aunque de momento no es oficial. Una vez que se confirme, habrá que compararlo con los 6 euros que llegó a tener su mejor oferta.

En todos los casos, las ofertas de este año -si es que se pueden llamar así- son inferiores a las de hace 365 días. Más o menos en unos 10 euros. Por lo tanto, la guerra de los precios se está jugando con balas de fogueo. Al menos de momento.

Los precios cambiarán los próximos días

No se puede asegurar, pero con toda probabilidad, los precios -incluso los que saque Vodafone la próxima semana- se cambiarán hasta el mes de octubre (y más adelante). La temporada pasada, Movistar, llegó a presentar una oferta en el mes de febrero, para los últimos partidos de las diversas competiciones.

Orange, de igual forma, cambió, mantuvo y redujo sus ofertas en función de lo que hizo la competencia. Se añadían canales o servicios. Cada vez que hablaban de precio definitivo, a las dos semanas presentaban una contraoferta.

Esta situación la deben tener en cuenta los usuarios, puesto que muchas veces, y sobre todo con el precio de las ofertas, el coste contratado será para todo el año. Así, no podrán cambiar a otra tarifa que sea más barata a raíz de una nueva oferta. Quizá esperar al inicio de la Champions League sea un punto de no retorno para tomar la decisión definitiva y ver qué operador contratar.