Nadie dijo que ser el cuarto operador de telefonía en España fuese fácil. El Grupo MásMóvil, tras la compra de Yoigo y Pepephone, tiene una lista de tareas pendientes bastante grande. Con algunas se ha dado prisa, como es lógico; otras están pospuestas en el tiempo. Un ejemplo son los negocios de Pepephone en México y Colombia, donde la compañía iba a entrar, pero de momento no hay nada claro.

De lo urgente a lo importante. Así es como está operando MásMóvil tras las compras de Pepephone y Yoigo. Lo primero era tener el dinero para sacar adelante las operaciones. Eso se cerró a finales de julio, cuando oficialmente la compañía anunció que ya tiene la financiación necesaria.

Otro aspecto a finiquitar, aunque Yoigo dijese que era de su competencia, era el acuerdo mayorista de roaming para tener red en las zonas donde éstos no llegaban. Como adelantó SABEMOS, finalmente será Orange quien se haga cargo de estos servicios móviles.

Tema relacionado: Eurona, el posible ‘sustituto’ de MásMóvil forjado en el internet rural

En cuanto a la parte fija, MásMóvil necesitaba cerrar -también- su despliegue de fibra. En este caso, junto a Orange, el operador amarillo ha comunicado su acuerdo con la filial francesa para llevar fibra a un millón de hogares. Otra tarea tachada de la lista.

Pero todavía quedan cosas pendientes, alguna importante, aunque no urgente, como el desarrollo del negocio en Latinoamérica, donde Pepephone tenía idea de expandirse. Fuentes conocedoras de la situación aseguran a SABEMOS que, efectivamente, dentro de las prioridades de MásMóvil no está en estos momentos saber qué harán con los planes de desarrollar el negocio en México y Colombia.

Cabe recordar que el año pasado el operador de los lunares hizo oficial su intención de crecer en México y, posteriormente, probar suerte en Colombia. En el país azteca lo haría de la mano de Movistar, entrando como socio para ofrecer sus servicios. Y quizá este puede ser uno de los motivos por lo que MásMóvil de momento no mueve ficha.

Desde el operador amarillo aseguran a este medio que “todavía no se han tomado decisiones finales en relación a los posibles proyectos en Latinoamérica de Pepephone”. La compañía dirigida por Meinrad Spenger aclara que “primero se cerrará completamente la adquisición y posteriormente se analizará lo más conveniente”.

Así es como está: todo en el aire. Puede que la situación vivida por Tuenti en México sea un factor que les haga reflexionar. El operador virtual ha decidido cesar su actividad, aunque no ha dado explicaciones, y con eso demuestra que quizá no sea un negocio del todo rentable.

Lo que falta por cerrar

Aparte del negocio en Latinoamérica, y antes incluso de cualquier cosa, todavía falta que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) valide las compras. Aunque parece que no habrá ningún problema, puesto que fue la propia Comisión Europea quien alentó la consolidación de un cuarto operador alternativo en España.

Por último, y sin saber si es urgente o importante, algo que debe aclarar el Grupo MásMóvil tiene que ver con las firmas que mantendrá en el mercado.

La idea, tal y como lo han expresado los responsables de cada compañía, es que se mantengan las tres marcas. El objetivo sería atacar distintos nichos y segmentos de usuarios para proponer precios y servicios distintos. Pero sobre esto, tampoco hay nada cerrado. Es más, se mandan algunos mensajes contradictorios, como en la última comparecencia del CEO de Yoigo, Eduardo Taulet, cuando insistía en que el only mobile es una gran forma de negocio. Eso, mientras Spenger sigue obsesionado con las ofertas convergentes. ¿Falta de estrategia común? ¿O inicio de la nueva estrategia?

Imagen | ‘cnnespanol