La economía española se prepara para una inyección de cerca de 55.000 millones de euros de ingresos por turismo en 2016, que se convertirá en el sexto año consecutivo de máximos históricos. Sólo hasta mayo, antes de que arrancara la temporada de verano, los turistas extranjeros que vinieron a España dejaron ya un récord de más de 17.000 millones.

Lo habrán leído muchas veces en los últimos meses. Pero sí, 2016 va a ser un año récord para el turismo en España. Lo será porque el aluvión de llegadas de viajeros internacionales continuará y previsiblemente se superarán los 74 millones de turistas extranjeros este año. Y lo hará muy fundamentalmente por el desvío de millones viajeros que la inestabilidad política y de seguridad ha hecho que hayan dejado de ir al norte de África y a otros destinos rivales del Mediterráneo (singularmente Turquía). Turismo prestado.

Y 2016 también será un año récord en lo que España ingresará por turismo. Esto ya es más importante. No cuántos vienen, sino cuánto dejan cuando vienen. La economía española recibirá una inyección de cerca de 55.000 millones de euros este año por el gasto que realizarán esos millones de turistas extranjeros durante su estancia.

Y con ello, 2016 mantendrá la senda de máximos históricos en que el sector se instaló hace un lustro. El lobby turístico Exceltur prevé que los ingresos por turismo del país alcanzarán los 53.600 millones de euros, pero las estimaciones aún oficiosas de algunas casas de análisis elevan esa cifra hasta rozar los 55.000 millones.

Con este nuevo récord, España acumulará seis años consecutivos con máximos históricos en ingresos por turismo. La senda alcista arrancó en 2011 (cuando el sector ya empezó a beneficiarse del desvío de turistas que dejaron de ir al norte de África por la inestabilidad), con algo más de 43.000 millones; en 2012 se superaron los 43.300 millones de euros; en 2013 los registros escalaron hasta los 47.100 millones; en 2014 se alcanzaron los 48.900 millones; y el año pasado la inyección fue de 50.900 millones.

[No obstante, en los registros de los tres últimos ejercicios anteriores se han disparado también gracias a un cambio metodológico en el cálculo de la balanza de pagos por parte del supervisor. Antes de la revisión, el dato de 2013 era de algo más de 45.000 millones].

Los datos registrados en lo que va de año dan alas al optimismo de las previsiones. Según la balanza de pagos que elabora el Banco de España, sólo entre enero y mayo –último dato oficial disponible- los viajeros extranjeros que vinieron a España dejaron más de 17.100 millones, 900 millones de euros más que en el mismo periodo del año anterior, que ya fue récord. Sólo entre enero y mayo, antes incluso de que arrancara la temporada de verano, la de mayor actividad para el sector y que la de este año será la mejor de la historia.

 

IMAGEN: Flickr | Susana Fernández.