Grandes compañías a nivel mundial utilizan la palabra uberización para definir conceptos sobre economía digital que no acaban de comprender. De este modo, Uber se ha convertido en ejemplo sobre innovación. Lo curioso es que, pese a todo, en la mayoría de países su recibimiento no es con los brazos abiertos.

Todos hablan de Uber. Los medios de comunicación se hacen eco de cada acción, de sus rondas de financiación, si sale bien o mal parado de sus movimientos en China. Todo vale. También cuando lleva a cabo ofertas que se encorsetan en inteligentes planes de marketing. Uber está de moda, simplemente.

Pero en ese recorrido, en todos los países, surgen las mismas trabas: legales, regulatorias y de confrontación directa con los taxistas. Aunque puede haber encontrado un pequeño oasis, Ghana.

Tema relacionado: Google, Facebook y Alibaba ‘uberizan’ la banca

Realmente se trata de un espejismo, dado que en los demás países donde opera en África la situación es mimética al resto de regiones. Durante los últimos años, Uber ha pisado el suelo africano en 11 ciudades (de Egipto, Kenia, Nigeria, Marruecos y Sudáfrica), siendo la capital de Ghana (Accra) la última región donde quiere hacer negocio.

Pero la situación no ha sido tan idílica como en esa zona. Por ejemplo, en Egipto, Sudáfrica y Kenia ha habido protestas que han acabo en violencia por parte de los taxistas locales que, entienden, la situación de Uber en sus ciudades no es buena para ellos. Incluso, en la ciudad de Nairobi, se llegó a prender fuego a un vehículo de la compañía estadounidense.

En Johannesburgo la situación ha ido a más. Es una ciudad con taxistas muy beligerantes, tanto, que han llegado al uso de algunas armas. De hecho, en algunas zonas se ha tenido que interrumpir el servicio en algunas ocasiones.

El ‘paraíso’ de Ghana

Como toda regla, Uber ha encontrado su excepción en la capital ghanesa de Accra. Hace un mes, el Ministerio de Transporte del país firmó un acuerdo con la aplicación de transporte de pasajeros para gestionar un desarrollo común en la movilidad de la región.

Se trata, por tanto, de la única zona en África que ha llegado a un entendimiento con Uber para el desarrollo del negocio, así como de los conductores que deseen asociarse con la plataforma para tener una fuente de ingresos alternativa.

Los primeros pasos, como en otros tantos mercados, ha sido ofrecer servicios gratuitos para los viajeros. De momento no se han registrado altercados en la uberización de Ghana.

Imagen | @Uber_Ghana