El líder de Ciudadanos se reúne con el presidente del Gobierno en funciones y le ofrece ayuda para buscar un cambio en la posición de Sánchez, a quien culpa del bloqueo institucional. El posible apoyo de Rivera a la investidura de Rajoy no se negociará porque el PP “sabe cuál es” la decisión que tomó su Ejecutiva el mes pasado: abstenerse. Explorarán un pacto de Estado para hacer frente al independentismo y mantendrán “vía directa” para la confección de los Presupuestos.

“Si el señor Sanchez sigue en el ‘no’, inflexible e inmovilista, España quedará condenada al bloqueo institucional y a una crisis institucional sin precedentes”. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, comparte con el líder del PP, Mariano Rajoy, la interpretación que descarga toda la responsabilidad de que no se vislumbre un acuerdo de gobierno en el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Rivera, que este miércoles se ha reunido durante una hora con Rajoy en el Congreso, está dispuesto a ayudar para “cualquier cosa” que pueda despejar el bloqueo, siempre que no implique contemplar el ‘sí’ de su partido a la investidura del candidato propuesto por el Rey.

“Sabe que no le vamos a apoyar”, ha dicho Rivera, y el presidente en funciones ni siquiera se lo ha pedido “explícitamente”. Ambos creen que mientras los socialistas no se avengan a una “rectificación” el único horizonte es el de las terceras elecciones. Rajoy lo manifestó contundente el martes y un día después ha sido respaldado por Rivera en su lectura de la situación.

C’s no contempla que Rajoy pueda eludir la investidura: “Doy por hecho que va a ir”

La reunión ha sido “cordial, fructífera, realista”, aunque no ha menguado la “preocupación” de Ciudadanos por el estado de la cuestión. El partido naranja anima al líder popular a que pacte “cuanto antes” la fecha de la investidura con la presidenta del Congreso, Ana Pastor. Que finalmente no se produzca es una opción que Rivera ni siquiera contempla: “Doy por hecho que va a ir” a pedir la confianza de la Cámara.

El presidente de Ciudadanos ha aprovechado la cita para abordar “los dos principales problemas que tiene España en términos de urgencia”: el desafío independentista del Parlament catalán y la elaboración de los próximos Presupuestos Generales del Estado. Para el primero, ha ofrecido un pacto que “solemnice” el compromiso de los partidos constitucionalistas con la soberanía nacional, dejando claro que “gobierne quien gobierne” la autodeterminación es algo que jamás se concederá. Rajoy ve la iniciativa “con buenos ojos”. Sobre las cuentas públicas, C’s ha tendido la mano al PP para negociar un acuerdo en cuanto haya investidura, quedando en mantener “vía directa”.

Rajoy, ante una “larga caminata”

Rajoy ha visto la reunión como “un primer paso” hacia el desbloqueo. Hoy percibe un poco más cerca que ayer la reelección, aunque advierte de que “si el Partido Socialista vota ‘no’ en la sesión de investidura, no habrá investidura” e insiste en que lo “necesario” no es que se presente a dicho debate, sino que de él “salga un Gobierno”. Igualmente, cree que Ciudadanos es “imprescindible” para garantizar “un mínimo de estabilidad” al futuro Ejecutivo. Y esto es lo que está hoy más en su mano: “La más larga caminata comienza siempre con un primer paso”.

El PP ofrece un documento para negociar sobre la base de diez grandes objetivos estratégicos

El líder del PP ha traslado a Rivera un documento con diez objetivos para la legislatura y un esquema de negociación que ya esbozó el martes ante Sánchez. Su deseo es constituir cuatro mesas sectoriales que aborden un programa de mínimos que presentar al Congreso. Ambos han quedado en volver a reunirse próximamente y en tratar personalmente los asuntos de materia presupuestaria: objetivos de estabilidad, fijación del techo de gasto, medidas para cumplir el objetivo de déficit y confección de los próximos presupuestos, que por ley deben llegar a la Cámara baja antes del 1 de octubre. Catorce días después, ha de presentarse ante la Comisión Europea un informe que explique cómo se va a cumplir con la nueva senda de reducción del déficit. Rajoy y Rivera han abierto, según el presidente, un “canal permanente de comunicación para intercambiar información y criterios” sobre los pasos a dar ante la hipotética investidura.

El decálogo elaborado por el PP para vertebrar la acción del futuro Gabinete incluye medidas para consolidar la recuperación, un pacto educativo, la reforma del sistema de financiación autonómica, un pacto para garantizar el Estado del Bienestar, abordar el futuro de las pensiones, un acuerdo contra la violencia de género, profundizar en el compromiso europeísta, la lucha contra el terrorismo y fortalecer las instituciones con medidas de regeneración.

Rajoy ha subrayado que parte de ese programa está sacado del ideario de Ciudadanos y del pacto que en febrero firmó con el PSOE. Su estrategia es transitar por ese camino, a fin de que concluya en un acuerdo programático lo suficientemente amplio como para que Rivera pueda moverse hacia el ‘sí’ a su candidatura. La formación naranja insiste en que esa alternativa no está sobre la mesa y acepta negociar solo para tratar de llevar a Sánchez a la abstención.