El Constitucional ha decidido este lunes por unanimidad suspender la resolución del Parlament de Cataluña en la que marca su hoja de ruta hacia la independencia y ha dado 20 días de plazo a la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, para que explique su actuación antes de una posible actuación contra ella.

El Pleno ha decidido por unanimidad admitir a trámite el incidente de ejecución presentado por el Gobierno central, lo que supone la suspensión inmediata de la resolución por un plazo de cinco meses en cumplimiento del artículo 161.2 de la Constitución.

Asimismo, da veinte días a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a los demás miembros de la Mesa y al secretario general del Parlamento para que informen de su actuación sobre la sentencia del 2 de diciembre y sobre el auto del pasado 19 de julio “a efectos de la eventual adopción de las medidas previstas” en el artículo 92 de la ley que regula el funcionamiento del Constitucional.

Ese artículo es el que permite tomar medidas coercitivas como la multa o la suspensión de las funciones e incluso abrir la vía penal, medida que solicitó el Ejecutivo contra Carme Forcadell.

El Pleno también ha advertido personalmente a Carme Forcadell y Carles Puigdemont, junto al resto de los miembros de la Mesa y del Gobierno catalán, de su eventual responsabilidad, incluso penal, si ignoran esa suspensión.