El año pasado hubo tensión con la huelga de instaladores que sufrió Telefónica. No en vano, se trata de una parte crítica de su negocio, por lo que tuvo que acelerar el proceso negociador, que quedó en manos de Ademi, la patronal que agrupa a las empresas contratistas.

Un año después, la patronal y los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, siguen teniendo reuniones para controlar que la situación avanza de acuerdo con lo establecido en las negociaciones que se han llevado a cabo. Para ello, en la comisión negociadora del Acuerdo del Pacto de Desconvocatoria de Huelga, entre las empresas que prestan sus servicios para el sector telco (Cobra, Liteyca, Itete, Teleco, Elecnor, Cotronic, Montelnor, Abentel, Dominion y Comfica) con CC.OO. Industria y FICA-UGT, se presentaron los datos para el seguimiento del cumplimiento del acuerdo.

Sobre las principales conclusiones (y logros), Ademi recordó que la plantilla de instalación y mantenimiento (I+M) de las empresas contratistas era en abril de 2016 de 2.737 trabajadores, y que entre mayo y julio se han hecho 312 nuevas contrataciones, con lo que la plantilla fija habrá crecido un 11,5%.

Respecto a otro de los compromisos adquiridos, el de la disminución del número de autónomos, Ademi recordó que cuando se firmó el acuerdo había en el sector 2.489 autónomos, y que actualmente son 1.300 autónomos, lo que supone un descenso superior al 47%.

Cómo avanzará el proceso

En cierto modo, Telefónica puede estar de enhorabuena, dado que las negociaciones marchan a buen ritmo. Por ejemplo, el compromiso de las empresas contratistas es ir dando de alta en las plantillas entre 100 y 150 trabajadores al mes hasta fin de año, lo que supondría entre 500 y 750 trabajadores al acabar 2016. Esto significaría un aumento del porcentaje de trabajadores fijos de las plantillas de entre el 29,7% y el 38,8%. Así, el porcentaje de personal fijo al finalizar este año será superior al 50%.

En la reunión se recordó que el compromiso de contratación se mantendrá en 2017 según lo pactado en el acuerdo de desconvocatoria de huelga de 2015, y se reiteró el compromiso de vigilar el cumplimiento de los Convenios del Metal por todas las contratas del sector.

Estos logros se unen a los ya conseguidos en reuniones anteriores de la Mesa, como el acuerdo alcanzado en febrero sobre la regulación de los niveles de subcontratación y el trabajo en fines de semana. La patronal se ha ofrecido también a revisar todos los casos de incumplimientos que se detecten en el sector, tanto en las empresas firmantes como en sus subcontratas.

Ante este escenario, Telefónica consigue templar el ánimo sindical de sus contratas, después de que el año pasado fuera noticia ante la conflictividad laboral existente, así como el perjuicio que se generó a algunos clientes.