El 74% de los parlamentarios de Westminster cree que la construcción de una tercera vía de aterrizaje y despegue en el aeropuerto de Heathrow reforzaría la imagen del Reino Unido como un importante centro mundial para el comercio pese al Brexit, según una encuesta encargada por el aeródromo inglés. Esta obra, pendiente de ser aprobada por el nuevo Ejecutivo británico de la primera ministra Theresa May, daría alas al negocio de la multinacional española Ferrovial, que posee el 25% del capital de la empresa que gestiona Heathrow.

Según las opiniones de los parlamentarios de Westminster recabadas por la empresa Heathrow Airport Holdings, el 74% se decantaría por la tercera pista en Heathrow frente a un 12% que votaría por la ampliación de Gatwick.

El Gobierno de David Cameron tenía encima de la mesa varias alternativas para solventar el colapso: una tercera pista en Heathrow por unos 18.600 millones de libras (25.800 millones de euros); la expansión de la actual pista norte de ese aeropuerto, que requeriría una inversión de 13.500 millones de libras (18.700 millones de euros); y la construcción de una nueva pista en Gatwick a razón de 9.300 millones de libras (12.900 millones de euros).

Pues bien, el 76% de los diputados consideran que la expansión de Heathrow es importante para mantener conectado al Reino Unido con el resto del mundo en un escenario post-Brexit. Esto demuestra, en opinión de Heathrow Airport Holdings, un apoyo “abrumador” entre los partidos políticos al proyecto de ampliación del aeródromo.

El 76% de los diputados consideran que la expansión de Heathrow es importante para mantener conectado al Reino Unido con el resto del mundo

La llegada de un nuevo inquilino al 10 de Downing Street ha reactivado la cuenta atrás para saber qué aeropuerto del sur de Inglaterra se llevará el gato al agua. Justo tras el voto favorable al Brexit, a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el titular de Transporte del Ejecutivo británico explicó que no era el mejor momento para decidir qué aeropuerto hay que ampliar.

Porque lo que parece claro es que hay que ampliar alguno. De acuerdo con las declaraciones de los responsables de Heathrow, estas instalaciones ubicadas en las afueras de Londres llevan varios años operando a su máxima capacidad.

“El Gobierno se ha comprometido a completar un plan positivo para el Brexit y los parlamentarios no podrían ser más claros: la expansión de Heathrow es fundamental para el futuro del Reino Unido como una nación comercial y que mira hacia el exterior”, ha asegurado el consejero delegado de la compañía, John Holland-Kaye, en un comunicado de la empresa. “La tercera pista de aterrizaje abriría las puertas de 40 nuevos mercados a los exportadores británicos, estimularía el turismo a todos los rincones de nuestro país y crearía hasta 180.000 puestos de trabajo nuevos. Si expande Heathrow, la primera ministra tomará la decisión correcta para tener una economía más fuerte”, ha resumido Holland-Kaye.

London City toma la delantera

Antes de solventar la duda sobre la gran expansión aeroportuaria que se avecina en el Reino Unido, el Gobierno británico ha decidido desatascar otro frente y ha dado luz verde a la ampliación del aeródromo de London City Airport.

Este aeropuerto está ubicado cerca de las zonas financieras de la capital inglesa, la City de Londres y Canary Wharf, y dentro del perímetro urbano de la gran urbe británica, lo que impide que asuma un gran protagonismo. De hecho, este pequeño aeropuerto se sitúa por detrás de Heathrow, Gatwick, Stansted y Luton en cuanto a volumen de vuelos gestionados.

En este caso no se trata de aumentar su capacidad sino de mejorar la conexión con el transporte público de la ciudad y ampliar su terminal. En total, la obra costará 344 millones de libras (410 millones de euros) y estará lista en 2019, según las previsiones iniciales.

“Los ambiciosos planes de crecimiento del London City Airport mejorarán las conexiones internacionales, reforzarán los lazos de la ‘City’ de Londres con destinos en todo el mundo y enviarán una señal clara de que el Reino Unido está abierto a los negocios”, ha destacado el ministro de Economía -Chancellor of the Exchequer-, Philip Hammond.

Lejos de suponer una amenaza para la expansión de Heathrow -dada la diferencia de tamaño entre los dos aeródromos-, la ampliación del London City Airport demuestra que el Ejecutivo de May está dispuesto a reactivar el frente aeroportuario. Con ello, la primera ministra manda un mensaje de apertura al comercio exterior, al tiempo que limpia la mala imagen internacional que se ha ganado el Reino Unido tras su voto por el Brexit.

Foto: Flickr – Tony Hisgett