Las startups españolas siguen mostrando su poderío y buena salud. Es el caso de Tecnilógica, que ha conquistado el corazón de la consultora Accenture. De este modo, no han tenido más remedio que salir al mercado y comprar la firma tecnológica de sello español.

Por el momento ha trascendido el volumen que ha pagado Accenture por Tecnilógica, que actualmente estaba especializada en el uso de tecnologías de código abierto para desarrollar soluciones tecnológicas para móviles, web, pantallas táctiles, wearables, dispositivos IoT y servicios de cartelería digital.

Tecnilógica, localizada en Madrid, con 78 empleados y facturando 4,1 millones de euros, trabaja en proyectos innovadores para grandes compañías multinacionales así como startups, ayudando a desarrollar nuevos productos y servicios digitales, combinando canales físicos con digitales. Los términos de la adquisición no han sido revelados.

Por el momento, según fuentes de Tecnológica, la compañía seguirá operando bajo su marca, mantendrá el mismo equipo y número de trabajadores y, sobre todo, aseguran que tendrán la misma filosofía que hasta ahora.

Según Juan Pedro Moreno, presidente de Accenture España, Portugal e Israel, “a través de la adquisición de Tecnilógica, unida a la reciente de Mobgen, estamos aumentando nuestras capacidades de ideación, desarrollo y operación de nuevas soluciones digitales”.

Se trata de un movimiento inteligente de Accenture que consigue, de esta manera, hacerse con una firma que estaba trabajando en proyectos muy especializados y con alto grado de innovación.

De hecho, hace unos meses, en un encuentro con la prensa, desde Tecnilógica exponían públicamente cómo algunas consultoras no estaban sabiendo dar respuesta a las necesidades del mercado, así como adecuarse a los ritmos de trabajo.

Otro aspecto importante, donde además Tecnilógica trabaja de lleno, y que a buen seguro Accenture lo habrá apreciado, es la seguridad. Según los responsables de la empresa, la manera de recibir ataques ha cambiado de forma radical en los últimos años. En este caso, insistían, hay muchas empresas tecnológicas del sector que no están sabiendo dar la respuesta correcta.