El Consejo de Obras Públicas, dependiente del Ministerio de Fomento, manifestó en su última Memoria la necesidad de que en las adjudicaciones públicas de ingeniería primara la calidad técnica frente al precio. En el caso de Adif y Aena, ambas otorgan entre 75 y 100 puntos por coste del proyecto, frente a los 25 puntos que premian la calidad.

En el departamento de Ana Pastor no se ponen de acuerdo: mientras que el Consejo de Obras Públicas -órgano colegiado perteneciente a dicho ministerio- aboga por valorar más los criterios de calidad en los concursos públicos, las empresas que concesionarias en nombre de dicho ministerio (Aena y Adif) hacen todo lo contrario, premiar aquellos proyectos que presentan los precios más bajos.

Este organismo recoge textualmente en su Memoria de 2015 que, en su opinión, “el procedimiento para la adjudicación de este tipo de contratos de servicios destinados a la redacción de proyectos de obras públicas, independientemente de contar con un plazo de ejecución suficiente que no condicione su bondad, debería primar la calidad técnica de la proposición mediante criterios diferentes al precio”.

En ese mismo sentido ya se manifestó en 2013 el Tribunal de Cuentas, recomendando a Adif que dedicara más recursos a la ingeniería previa a la ejecución de las obras, y recibiendo por respuesta un endurecimiento de las condiciones en sentido contrario a las recomendaciones del Tribunal.

El Foro para la Ingeniería de Excelencia (FIDEX) viene denunciando desde hace años estas prácticas abusivas, además de advertir que los sobrecostes (en tiempo o dinero) tienen su origen en proyectos de insuficiente nivel de detalle.

A este respecto el documento del Consejo dice textualmente que “se puede afirmar con rotundidad que un buen proyecto constituye una garantía de ahorro en el precio final. Por el contrario, una buena parte de los modificados de obra y de las reclamaciones de tipo contractual tienen su origen en proyectos de insuficiente calidad”.

En este contexto de ingeniería low cost, la Dirección General de Carreteras (DGT) ha roto la tendencia y ha duplicado el peso de la calidad técnica en sus últimas licitaciones (40 puntos).

Adif otorga 75 puntos al precio por solo 25 puntos teóricos a la calidad técnica, mientras que en Aena es directamente subasta 100%, aunque las empresas que concurren a sus licitaciones deben acreditar previamente un mínimo de capacidad técnica.

Desde FIDEX reclaman que la parte técnica suponga el 80% y el precio el 20%, además de modificar los pliegos de condiciones para poner fin a la escalada de bajas. En este sentido, Adif sigue adjudicando con bajas de alrededor del 65% sobre el precio que consideran razonables sus propios técnicos.

“Dentro del propio Ministerio de Fomento hay entidades y órganos que empiezan a entender que no hay lugar para la ingeniería de mercadillo. Ahora falta que esto mismo lo entiendan, lo interioricen y lo pongan en práctica AENA, ADIF y otros ministerios, como el de Medio Ambiente”, señala el director general de FIDEX, Fernando Argüello,