Big data. Dos palabras que en el último año no han parado de repetirse y que hacen referencia al análisis de una enorme cantidad de datos en tiempo real con el objetivo de sacar una lectura clara de ellos. Muchas empresas hacen uso de esta tecnología y, en el sector inmobiliario, a pesar de ser un mercado tradicional, también han descubierto en el big data una gran oportunidad.

Los inversores buscan seguridad a la hora de tomar decisiones y correr el menor riesgo posible. Para eso, resulta necesario contar con indicadores fiables, homogéneos y de referencia. Sin embargo, en muchas ocasiones, encontramos información en el mercado inmobiliario que no es homogénea ni veraz, debido a que no está actualizada y/o no se cuenta con la tecnología apropiada.

f-Q1ooYW

Urban Data Analytics (uDA) surgió hace 3 años “de la fusión de dos startups: una dedicada al sector urbano e inmobiliario y otra centrada en la geolocalización”, explica Enrique Toribio, uDA Partner & Director de Desarrollo de Negocio a SABEMOS. Es una empresa dedicada al conocimiento en tiempo real del mercado inmobiliario mediante el big data, tecnología que le permite ofrecer información de hasta 30 indicadores inmobiliarios para facilitar el acceso a datos rigurosos que contribuyan a la buena toma de decisiones de inversores, consultores, promotores o inmobiliarias.

Qué tipo de vivienda se vende, en cuánto tiempo, que rentabilidad ofrece… son algunas de las tendencias que se consultan a día de hoy”, según explican desde la compañía. Y es que mientras el sector inmobiliario suele facilitar datos muy sesgados, desde uDA “se captura la información y homogeniza ofreciendo datos muy concretos que dan respuesta a estas cuestiones. Como si fuese un embudo del que salen indicadores muy precisos y relevantes”.

Pero, ¿de dónde salen estos datos? Enrique Toribio nos cuenta: “elaboramos algoritmos a partir de fuentes como el Ministerio de Fomento, el Instituto Nacional de Estadística, el Catastro, notarios y agregadores de portales inmobiliarios, entre otros”.

Así es como logran elaborar sus mapas e informaciones sobre las calles en las que resulta más fácil vender un piso, la influencia de tener una parada de Metro cerca y el tiempo que se tarda en alquilar una vivienda, el número de habitaciones que más se demanda o los metros cuadrados, la evolución de los precios dentro del sector, etc. Por lo tanto, el riesgo a la hora de invertir o vender en menor, ya que se conoce la situación del mercado en tiempo real, así como las previsiones futuras.

Sin embargo, a pesar de las utilidades y ventajas que puede presentar el servicio, según explica el director de Desarrollo de Negocio de uDA los principios de esta startup fueron complicados, sobretodo porque trabaja con un sector muy tradicional: “Que llegue una empresa y cambie el modelo de negocio es algo que no gusta. Aunque es cierto que a partir de la crisis existe un cambio, el sector se ha institucionalizado y tiene un perfil más financiero donde participan inversores, socimis, etc.”.

“Lo más importante es saber centrarse en el problema que tiene la sociedad, tenerlo claro y dar con la solución centrándote muy bien en el mercado al que te quieres enfocar. Hay que trabajar mucho”, añade.

Comenzaron en Barcelona, para después dar el salto a toda España. El reto ahora está en la internacionalización, en llegar a tener presencia en hasta 5 países a lo largo de 2016, pues según señalan “el 80% del modelo está creado para funcionar en cualquier país”, lo que les permite realizar comparaciones con el mercado inmobiliario extranjero.

En cuanto a la oferta de servicios, Madiva es el referente de uDA. Esta es una compañía que da respuestas al mercado inmobiliario pero que también tiene presencia en otros sectores. Así que contar con una propuesta de soluciones más global también estaría en su agenda.

Desde uDA no han facilitado datos sobre su facturación, pero si han mostrado su alegría por estar “bastante bien posicionados”. Y es que su trabajo les ha convertido además en una de las seleccionadas para participar en ODINE (Open Data Incubator for Europe), una incubadora de startups para empresas que trabajan en Europa con open data.