El 80% de los vecinos de la zona norte en la capital apoyan el proyecto planteado por Distrito Castellana Norte. Hasta una decena de asociaciones vecinales de los barrios afectados se han puesto del lado de la promotora. Por su parte, el consistorio se niega a hacer una consulta ciudadana sobre el proyecto.

No sería la primera vez que la alcaldesa Manuela Carmena pregunta a los ciudadanos antes de tomar decisiones trascendentales sobre Madrid, lo hizo con la remodelación de Plaza de España y con los últimos presupuestos paticipativos para 2017. Sin embargo, el consistorio tiene claro que no someterá a consulta popular la remodelación de la zona norte de la capital o la también conocida como “Operación Chamartín”.

Tras el bloqueo en la Asamblea del proyecto original planteado por Distrito Castellana Norte (DCN) -aprobado desde hace más de dos décadas por el resto de administraciones: Ministerio de Fomento y Comunidad de Madrid-, el actual Gobierno municipal tiró abajo la pasada semana la propuesta del Partido Popular de someter a consulta entre los vecinos el futuro plan urbanístico.

Las opciones se limitan a mantener el proyecto “Castellana Norte”o a elegir el proyecto planteado por el Ayuntamiento, “Madrid Puerta Norte”. Las diferencias entre ambos planes son abismales: mientras Carmena propone la gestión público-privada del proyecto, reduciendo las construcción de viviendas de las casi 17.000 esperadas a apenas 4.000 y la inversión general en miles de millones, DCN propone un macroproyecto que incluye la construcción de varios rascacielos, la remodelación de un gran número de infraestructuras públicas y presupuesta una inversión privada cercana a los 6.000 millones de euros.

Desde que se bloqueará la iniciativa, la promotora ha llevado a cabo una campaña en defensa de su propuesta que incluye la creación de una oficina informativa -que cuenta ya con más de 400 visitas según los datos facilitados por la empresa- y las apelaciones públicas constantes a una negociación con el equipo de Carmena.

El Ministerio de Fomento y DCN han anunciado que adoptarán medidas legales contra el consistorio en septiembre si no se desbloquea la situación. La fecha limite para aprobar el plan está fijada para el próximo 31 de diciembre, aunque el Ayuntamiento ya anunció la dificultad de llegas a un acuerdo antes de 2017.

No sólo las administraciones están presionando para que Carmena se plantee retomar el antiguo proyecto, varias asociaciones vecinales han mostrado su apoyo explícito a DCN. Los presidentes de los grupos mayoritarios en representación de los vecinos afectados se reunieron la semana pasada con el presidente de la promotora, Antonio Béjar, para reiterar su defensa del proyecto “Castellana Norte”.

Estas asociaciones representan en conjunto a cerca del 80% de los vecinos de los barrios directamente afectados por las obras. Los implicados han mostrado su preocupación por el hecho de que el Ayuntamiento de Madrid haya bloqueado la puesta en marcha del plan sin presentar ninguna alternativa creíble, presentando en su opinión una propuesta “reduccionista”.

El presidente de Pymes Chamartín, Eduardo Morán, ha resumido así la postura compartida por estas organizaciones: “Los comerciantes, los vecinos, los autónomos y todos los que formamos parte de esta asociación somos también vecinos de la zona y queremos que por fin se ponga en marcha este proyecto, que llevamos esperando desde hace muchos años. Pedimos que la opinión de los vecinos sea escuchada y que todas las partes empiecen a trabajar sobre el proyecto de DCN”.

Entre los grupos que ya han manifestado su apoyo al proyecto original se encuentran: La Asociación de Comerciantes de las Tablas y Montecarmelo (Astamon), la Asociación de Vecinos de Chamartín El Madroño, la Asociación de Vecinos Santa Ana de Fuencarral, la Asociación familiar Virgen de Begoña y las Asociaciones de PYMES de Chamartín que representan a la Asociación de Empresarios de Prosperidad, a López Hoyos Asociación de Empresarios, a la Asociación de Comerciantes y Servicios de Estaciones Ferroviarias, a la Asociación de Autónomos de Chamartín y a la Asociación Ocio&Prosperidad.