Pueden ser rápidos o lentos, salvajes o tan sólo indeseables; los hay de distintos pelajes pero los despidos, en todas sus formas, han sido el pan de cada día en la vida de los españoles durante la última década. Muchos se han visto forzados a salir con lo puesto de sus oficinas, mientras otros han tenido que batallar por una compensación justa en los tribunales.

Las cifras dan la razón a quienes piensan que los jueces españoles se suelen poner del lado de los trabajadores. Pero, además, revelan que cada vez más se intenta evitar que los contenciosos acaben en sentencia judicial.

Tan sólo 9.923 de los 128.228 afectados por despidos que el año pasado se analizaron en los tribunales recibieron sentencias desfavorables. Eso es un 7,7% de las causas que llegan a la vía judicial, de acuerdo con los datos que maneja el Ministerio de Empleo.

Por lo tanto, los datos apuntan a que tan sólo una pequeña fracción de los despidos que llegan a las salas de lo social son declarados como procedentes. O bien los jueces dieron la razón -parcial o totalmente- a los afectados (el 29% de los casos) o bien los empresarios y los empleados llegaron a una conciliación antes del juicio (el 42%). Por el camino, más de 20.000 personas desistieron de sus acciones judiciales.

Pero muchos de los conflictos laborales ni siquiera llegan a los tribunales. Según el Ministerio dirigido por Fátima Báñez, más de 200.000 despidos pasaron el año pasado por procesos de mediación, arbitraje y conciliación, un mecanismo extrajudicial para resolver desencuentros con la participación de la Administración.

Sólo un 7,7% de los afectados por despidos que acuden a los tribunales se llevan un revés judicial

La mitad de estas causas (101.058) acabaron en avenencia entre las partes, lo que supuso un importante ahorro para los afectados y para la Justicia también. El resto, los casos en los que no se alcanzaron acuerdos, fueron el germen de los procesos judiciales (siempre que los trabajadores no desistieran de sus reclamaciones).

Pero la aversión al fallo del juez no acaba en los arbitrajes. Aquellos casos que llegan a los tribunales no siempre concluyen en sentencia.

Del total de 128.228 empleados afectados por despidos que recurrieron en 2015 a los juzgados de lo social, 53.991 (el 42%) llegaron a una conciliación antes de que se celebrara el juicio, mientras que 47.230 (el 37%) sí batallaron hasta la sentencia del juez.

El 42% de los despedidos llegaron a una conciliación en los tribunales antes de que se celebrara el juicio

Este es un fenómeno que no para de crecer: desde 2012 la conciliación antes del juicio ha ido ganando popularidad. En 2015 el número de acuerdos judiciales bajó un 0,5% con respecto al año anterior, mientras que las sentencias cayeron mucho más, un 12,3%.

Indemnizaciones

A la hora de cobrar, está todo muy claro: es mejor recurrir a los arbitrajes.

Si se elige la vía de los tribunales, lo mejor es esperar hasta el veredicto del magistrado. Mientras los trabajadores que llegaron a una conciliación judicial obtuvieron una media de 11.573 euros, la compensación media por sentencia favorable fue de 13.520 euros.

Por su parte, los trabajadores que se quedaron en un arbitraje consiguieron una media de 22.175 euros. Prácticamente el doble, así que les salió mucho más rentable la mediación que acabar enfangados en complicadas y costosas causas en los tribunales.

Los trabajadores que recurrieron a arbitrajes obtuvieron 22.175 euros de media, casi el doble que en la vía judicial

Las comunidades en las que se registraron más conciliaciones extrajudiciales en 2015 fueron Madrid y Cataluña, con un total de 26.032 y 25.624, respectivamente. Más lejos se quedó la Comunidad Valenciana, con 9.517 arbitrajes.

Las autonomías en las que los trabajadores recibieron una compensación mayor fueron Madrid (32.393 euros), País Vasco (27.959 euros) y Asturias (24.426 euros). Los que menos recibieron fueron los baleares (11.928 euros), los murcianos (12.006 euros) y los riojanos (12.190 euros).

Por su parte, las diferencias autonómicas en los casos judicializados de despidos son menores. Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia se quedaron por encima de los 10.000 despidos en los tribunales, con 18.329, 15.069, 13.835 y 10.752 causas, respectivamente.

Las autonomías con mayores retribuciones económicas a los despedidos en los casos judicializados en 2015 fueron Madrid, Cataluña y País Vasco, con 14.695, 13.908 y 13.890 euros, respectivamente. Por la parte de abajo destacaron Ceuta y Melilla, con 5.651 euros, seguidas por Asturias y Castilla-La Mancha, con 9.303 y 9.960 euros de media, respectivamente.

Las compensaciones económicas obtenidas en el arbitraje duplican a las de la vía judicial, como en el caso de Madrid. Así que todo apunta a que las mediaciones no serán una moda pasajera.

Foto: Flickr – Abel Pardo López