El contexto de tipos a la baja y la digitalización del sector ha llevado a Bankia a cerrar 38 oficinas en el primer semestre del año, cifra que esperan repetir durante la segunda mitad. La entidad no considera ajustes de plantilla asociados a estos cierres sino que prevé canalizar a su personal hacia las nuevas formas de gestión remota. Tras la recapitalización de 2012, se produjo en ERE que afectó al 33% de la plantilla, que actualmente cuenta con 13.500 trabajadores.

La tendencia a la digitalización de los servicios es un realidad en sector bancario. El contexto a la baja en los tipos ha sido el empujón definitivo para que las principales entidades se lancen a la búsqueda de la eficiencia a través del recorte en los costes y el del personal suele ser en más abultado en los balances. Sin embargo, Bankia rompe la regla en este sentido y anuncia que no se sumará a los despidos masivos que han llevado a cabo el resto de sus competidores. 

“En 2013 tuvimos que cerrar 1 de cada 3 oficinas y reducir drásticamente la plantilla, damos los ajustes por hechos. Los gastos de explotación se han reducido un 3,1% este trimestre y creo que podemos mantener estos niveles sin nuevas reducciones de personal”, ha señalado José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en la presentación de resultados del primer semestre.

El objetivo de Bankia es adaptarse a la nueva realidad digital sin tener que prescindir de sus empleados. Para ello, la entidad puso en marcha a finales del año pasado el servicio ‘Conecta con tu experto’, un modelo de gestión remota con el que asigna a cada cliente un gestor personal para llevar su relación con el banco. El consejero delegado de Bankia espera que con esta inciciativa se pueda relocalizar a la plantilla en “canales alternativos” a las oficinas tradicionales.

La implantación de los servicios telemáticos en la entidad está siendo todo un éxito; en la actualidad, más del 35% de los clientes son multicanal y en el primer semestre las ventas digitales de créditos al consumo crecieron un 54,6%, al igual que las de planes de pensiones (32,8%).

Respecto al resto de asuntos que rodean a la entidad, José Sevilla ha hecho referencia al conflicto judicial por la salida a bolsa. En este sentido, considera que el problema con los inversores privados está prácticamente solucionado y espera que las sentencias le sean favorables en relación a los inversores institucionales.

“La jurisprudencia del Tribunal Supremo al separar el tramo de minoristas y el trama institucional se está viendo confirmada. La voluntad o las motivaciones de cada uno eran diferentes y no se pueden juzgar igual, con lo que estamos empezando a ver sentencias favorables”, ha explicado el consejero delegado.

En la misma línea, José Sevilla ha aludido también a la demanda que Iberdrola presentó por este mismo motivo el pasado mes de mayo y ha señalado que desde Bankia piensan que existen “mucho argumentos para que esa demanda no prospere”.

El beneficio neto atribuido de la entidad se ha desplomado un 13,4% en el primer trimestre del año, hasta alcanzar los 481 millones de euros. Bankia explica esta caída por la desconsolidación tras la venta de City National Bank (CNB) de Florida, la depreciación de los bonos de la Sareb y la bajada de los tipos de interés.