La policía de Múnich no ha encontrado nada que relacione con Estado Islámico (EI) al responsable del tiroteo y la matanza de Munich de ayer viernes, que costó la vida a diez personas, contándole a él, tras registrar su vivienda, y explica los hechos como el fruto de un ataque de locura.

“No hemos encontrado nada que haga pensar que el atacante tuviera que ver algo con EI”, dijo el responsable de la policía de Múnich, Hubertus Andrä.

Un mínimo de diez personas, entre ellas el causante de las muertes, fallecieron este viernes en un centro comercial en Munich tras un tiroteo iniciado por un adolescente germano-iraní de 18 años sin antecedentes conocidos de extremismo islámico, según informaron las autoridades alemanas en rueda de prensa. La Policía de Munich constató que se trató de un único tirador que se suicidó tras el ataque, en el que también resultaron heridas más de veinte personas. Su cuerpo fue localizado a un kilómetro del lugar de la matanza.

El cuerpo policial, que llevó a cabo una excelente cobertura a través de Twitter de su actividad en tres idiomas, pidió repetidamente respeto por las víctimas y evitar subir a redes sociales fotos o vídeos de las mismas, así como ser cuidadoso con la difusión de rumores. Durante buena parte de la noche se especuló con que habían sido tres los agresores que tomaron al asalto el centro comercial Olympia en el distrito de Moosach, y muchos medios no dudaron en elevar el balance de víctimas o afirmar sin datos que había sido un atentado yihadista.

Por el momento la Policía ha señalado que no hay indicios de que los ataques hayan tenido relación con el islamismo yihadista y pidieron calma a la hora de dilucidar lo sucedido.

Como en las últimas situaciones de emergencia vividas en Europa, los ciudadanos desplazados de la zona de la emergencia encontraron cobijo en casa de vecinos de la zona, en la política de puertas abiertas que se viene utilizando desde los ataques de Paris en noviembre de 2015. Facebook habilitó también su servicio para que los ciudadanos puedan avisar a sus seres queridos de que están bien.

El centro comercial Olympia se encuentra en una zona residencial situada a dos paradas de metro del Estadio Olímpico. Al parecer, el incidente comenzó junto a un restaurante de comida rápida.

Foto: Christian Hügel en Flickr